Juventud, democracia y derechos humanos
Publicada el Mie, Nov 22, 2017

 

Por Marco Antonio Adame Castillo.

Con gran fuerza se levantó la voz de la juventud durante el foro “Los jóvenes opinan y deciden” que organizaron los lideres juveniles de los partidos que integran el Frente Ciudadano por Mexico (PAN, PRD y MC) a fin de denunciar la falta de oportunidades, la decepción con la clase política, la corrupción, la injusticia y la impunidad ante la violación sistemática a los derechos humanos.

Fue inspirador escuchar de cada uno de los ponentes la determinación de participar para cambiar el rumbo del país, tal y como lo hicieron, con el puño en alto, ante los efectos devastadores del sismo del 19S. Rescato de sus intervenciones la preocupación por los jóvenes migrantes en los Estados Unidos, hoy amenazados por la suspensión del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA); su exigencia fue clara, hay que incluir en la agenda del Frente las acciones de defensa ante el riesgo inminente de deportaciones forzadas y violación a derechos humanos.

La denuncia de violencia, desapariciones, feminicidios y falta de oportunidades en educación y salud por la corrupción e impunidad no se quedó en la protesta. Se hizo propuesta para urgir a los jóvenes a movilizarse en favor de causas ciudadanas que cuiden el planeta, generen oportunidades de empleo y emprendimiento, así como espacios de participación política a fin de mejorar la representación de los jóvenes en los puestos de decisión legislativa. No se olviden –dijeron– que los jóvenes menores de 30 años representan el 30 por ciento de los electores en 2018.

Con la información y la influencia que hoy tienen, los jóvenes serán la fuerza determinante para ganar las elecciones en 2018. Así lo reconocieron los presidentes de los partidos políticos, en especial el Presidente del PAN. Ricardo Anaya fue enfático al asegurar que el proyecto del Frente Ciudadano por Mexico se hará con los jóvenes y para los jóvenes, a fin de abrirles las oportunidades que se les han negado.

A manera de una nueva oportunidad, los jóvenes fueron claros, desde la pluralidad de sus distintas formaciones políticas y sociales, en ofrecer ante la indignación la generosidad como respuesta, lo que representa una enorme oportunidad y una gran responsabilidad para los líderes políticos del Frente.

A como están las cosas, en medio del malestar social y la decepción hacia la democracia, no es cosa menor saber que los jóvenes están dispuestos a privilegiar las coincidencias y a dejar de lado lo que nos divide, lo cual vale doble, si se asume que esto no implica renunciar a principios y valores de identidad partidista sino a la disposición para luchar juntos en contra de la desigualdad, la corrupción, la impunidad y la violencia que lastiman al país y cuya solución vale por sí misma y está más allá de las ideologías.

De muchas formas se ha dicho que los jóvenes no son el futuro, sino el presente. Ante la crisis social y el sentido de urgencia de las soluciones que se requieren, nada mejor que contar con la generosidad de los jóvenes, dispuestos a participar, a levantar el puño para cambiar al país y a un sistema social y político agotado que les ha quedado a deber y que hasta ahora no los ha incluido de manera determinante. Más vale que en el diseño del nuevo sistema y régimen político se garantice la participación activa de los jóvenes, su visión y narrativa será piedra angular en la construcción del México que merecemos.

Marco Antonio Adame Castillo es Coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales e integrante de la Comisión Nacional Permanente del PAN.

Twitter: @MarcoAdame

Comentarios

comentarios