Inmujeres, fruto de sexenios panistas, 20 años de grandes conquistas
Publicada el Jue, Ene 28, 2021

Por Laura Vega.

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), un logro de los gobiernos panistas, cumplió este mes 20 años de existencia, con notables conquistas en materia de igualdad entre hombres y mujeres, así como de no discriminación.

Desafortunadamente hay un enorme pendiente en la sociedad mexicana, que es la erradicación de la violencia contra la mujer, en donde hay una gran brecha por recorrer aún y que además durante esta temporada de pandemia se ha agravado, dejando al descubierto muchas carencias del sistema de protección a las mujeres.

Su primera directora fue Patricia Espinosa, durante el sexenio de Vicente Fox Quesada, quien tenía el objetivo de que la equidad de género se convirtiera en una política de Estado; sector de la población que hasta entonces había sido invisible o funcionaba como acompañante, pero no como eje central.

Sus primeros seis años se caracterizaron por una construcción de la institucionalidad en la que participaran todos los poderes públicos, ámbitos de gobierno y la sociedad.

En su momento, Patricia Espinosa puntualizó que el avance se centró en ver a la mujer como elemento central en el planteamiento del desarrollo nacional y no como un apéndice complementario.

Posteriormente, en el sexenio de Felipe Calderón, la titular fue Rocío García Gaytán, quien impulsara el Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (PROIGUALDAD), en donde se convocaba a dependencias de la administración pública de los tres órdenes de gobierno y a los tres Poderes de la Unión, junto con la sociedad, a realizar acciones que promuevan el desarrollo de las mujeres bajo los principios democráticos de igualdad y no discriminación.

Es así como esta entidad de gobierno coordina el cumplimiento de la política nacional en materia de igualdad sustantiva y coadyuva con la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, el papel del Inmujeres hoy más que nunca debe fortalecerse porque la violencia contra la mujer, los feminicidios, las llamadas de auxilio al 911 por agresiones, la falta de empleo y la desigualdad salarial, se ha agravado de mayor manera durante la pandemia.

Si bien, en marzo de 2020, las mujeres lograron un paro nacional que cimbró a México, estructuras, instituciones públicas, privadas y empresas con #UnDíaSinNosotras, el movimiento tuvo una recaída por la llegada del COVID-19 a México y el confinamiento por semáforo rojo que aplicó el gobierno.

Asimismo, las condiciones de aislamiento agravaron el problema de violencia doméstica, dando como resultado que incluso la Organización Mundial de la Salud estimara que se podían presentar hasta 31 millones de casos alrededor del mundo.

Para esto México no estaba preparado, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública alertó que respecto a las llamadas de emergencia con incidentes de violencia han aumentado con respecto a 2019, y al menos en el primer trimestre se registró más violencia con 239 feminicidios con respecto a años anteriores.

Es por ello que hoy más que nunca resulta crucial el fortalecimiento de políticas en favor de la mujer como las estancias infantiles y los refugios para víctimas que sufren violencia, a través de la instrumentación y coordinación del Inmujeres, que justamente puede recomendar e impactar con propuestas en ese sentido.

 

Comentarios

comentarios