Inicio de año devastador
Publicada el Jue, Ene 28, 2021

Por Andrés Castro Cid.

Nuestro país lleva casi un año de ser golpeado fuertemente por el coronavirus. Iniciamos este año 2021 con cifras muy duras: el 21 de enero, fecha en que se redactó esta pieza informativa, se registró el número de muertes más alto en 24 horas, mil 803 mexicanos fallecieron y se contabilizaron 22 mil 339 contagios, son cifras de alarma. Además, los mexicanos debemos padecer un Plan de Vacunación que no camina, entre otras cosas, por una decisión del gobierno difícil de entender, puesto que con apenas el .43 por ciento de la población vacunada, con la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19, se decidió reducir la entrega de estas vacunas “para llevarlas a los países más pobres”.

En este marco, en donde los estragos de la pandemia son más profundos en la población mexicana, la revista La Nación conversó vía telefónica con el doctor Carlos Duarte Zenil, destacado médico internista e infectólogo, quien además pertenece a la Sociedad Latinoamericana de Medicina Interna y a la Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica A.C., para que hiciera una evaluación científica sobre este duro e incierto inicio de año.

“Este mes puede ser el más devastador que cualquier otro, porque ha habido hasta mil muertes diarias, este es un estándar que puede bajar o puede subir, pero aquí los índices son mucho más altos y esto seguirá así como consecuencia de las reuniones familiares realizadas en noviembre-diciembre, con toda la gama de festividades, y los resultados están a la vista por contagios y muertes”.

El egresado de la Universidad Autónoma del Estado de México informó que la mutación actual del coronavirus es una variante con más resistencia, es más contagioso, más agresivo y todavía más volátil, por lo que se puede contagiar a una corta distancia, “se puede transmitir mientras se dialoga”.

 

Tener una vacuna es benéfico

Al abordar el tema de la producción de vacunas contra el COVID-19, Carlos Duarte explicó que dentro de la investigación los laboratorios más importantes se han esforzado por hacer la vacuna más efectiva y más segura, pero algunos todavía están en una tercera fase; “la vacuna ya se aplica y por supuesto se tienen efectos colaterales en algunas personas y eso se debe a la falta de mayor investigación, no es que sea precipitado, pero se tenía la necesidad de contar con una vacuna. Las personas van a estar expuestas a efectos colaterales sí, aún se requiere mayor investigación, pero tener la vacuna es benéfico para todos”.

Cuestionado sobre la disminución en las cifras de decesos y contagios con el inicio de la vacunación, el médico internista comentó que hasta este momento se tiene la esperanza de que en la última semana de marzo se pueda registrar un descenso, “aunque no hay una fecha para poder decir que estamos libres del virus, de momento no. Esto se ha complicado y creo que vamos a tardar más del tiempo que se calcula”.

 

No a la automedicación

El médico internista recomendó que cuando una persona presente síntomas es importante no automedicarse y acudir de manera inmediata con un profesional de la salud, debido a que si la enfermedad ya está avanzada puede complicarse y también dependerá de si tienen sobrepeso, obesidad, que sean diabéticos, hipertensos, enfermos de tiroides, pues eso influye mucho.

“En caso de ser un paciente con cuidados en casa, el hablar de una sobrevivencia en el hogar depende de la edad y de la inoculación viral, posiblemente sería de un siete por ciento el que necesite hospitalización. Si se inicia un tratamiento temprano el paciente tendrá más de un 90 por ciento de posibilidad de salir adelante”, subrayó.

Reiteró que es muy importante evitar la automedicación, ya que hay casos en que la persona presenta un poco de estornudo y le molesta la garganta. La automedicación es que van con el de la farmacia y le dan medicamentos que puedan ser no propios, porque aquí se está incurriendo en algo que no debe de hacer el paciente porque no sabe qué tiene.

“En ocasiones llegan a manejar medicamentos, inclusive antibióticos, que no tienen nada que ver con una protección pulmonar, eso es importante, que no den antibióticos que no le funcionen al pulmón; hay que dar antibióticos que sean base para poder prever una neumonía o un cuadro broncopulmonar, esa es una medida firme en el manejo de antibióticos”.

El médico especialista alertó que hay pacientes que inician con cuadros diarreicos, nada más con un malestar de cuerpo o un dolor de cabeza, pero no les duele ni la garganta ni tienen síntomas de gripe, “a veces es dolor de cabeza y el malestar de cuerpo, entonces la variante que existe va dependiendo de la edad y la evolución, cada paciente debe de ser individualizado para poder tratarlo”.

Finalmente, el médico infectólogo insistió en que en estos momentos, con el ascenso en las cifras de muertes y contagios, se debe seguir con las medidas preventivas: uso del cubrebocas, la sanitización y los aislamientos. “Tendremos que seguir en autoresguardo, se deben evitar las convivencias familiares, no se deben reunir más de seis gentes en un entorno familiar, a pesar de que sean pocos los miembros, las tendencias en este momento pandémico no son buenas definitivamente”.

Comentarios

comentarios