Inhibidor de la inversión
Publicada el Lun, Nov 25, 2019

Por Sergio Rodríguez Colín.

El pasado 25 de octubre el Senado de la República aprobó con modificaciones la Ley de Ingresos 2020 y la Miscelánea Fiscal. Entre los cambios más notables se encuentran la no regularización de los llamados “autos chocolate”, la eliminación del cobro de derechos por uso de agua en el sector agrícola y la reducción de la tasa de retención del ISR para plataformas digitales, entre otras modificaciones.

A pesar de estas rectificaciones, la Secretaria de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en la Cámara alta, Minerva Hernández Ramos, sostuvo que la Ley de Ingresos contiene medidas en la Miscelánea Fiscal que afectan al que paga impuestos y que no son convenientes, que son perniciosas, ya que lejos de alentar la inversión y a los emprendedores los está limitando, “está siendo un inhibidor, todas estas medidas planteadas en la Miscelánea van a ser inhibidores de la inversión”.

En entrevista con La Nación, la senadora por el estado de Tlaxcala consideró que lo aprobado va a tener una repercusión y un costo administrativo elevado, pues para que el contribuyente pueda ir solventando y cumpliendo con sus obligaciones va a tener que buscar más recursos y todo eso finalmente se traduce en el aumento de los precios de los bienes y servicios, entonces, el ciudadano de a pie es quien asumirá los costos.

“No, no veo beneficios, al contrario, veo más cargas, muy difícil la situación para el contribuyente y muchos dientes a la autoridad fiscal, sin esa contraparte de procurar los derechos del contribuyente”, advirtió.

Hernández Ramos agregó que con lo aprobado se tendrá el presupuesto más alto en la historia del país, sin embargo, dijo, su aplicación está mal direccionada, pues no va a generar el desarrollo y crecimiento que hoy día requiere México; puntualizó que si no hay gasto no se podrá detonar el crecimiento y la realidad es que hoy el gasto está en uno de los niveles más bajos respecto al PIB.

“Hay una enorme cantidad de recursos focalizados a programas eminentemente clientelares. Equivocan las medidas cuando en lugar de dar herramientas a la gente para que sean productivos, para que México sea competitivo, lo que están haciendo es dilapidar el recurso, sin darle un seguimiento, sin reglas de operación, sin que haya una evaluación, sin saber cómo esos recursos que se están otorgando inciden realmente en la vida de las personas para mejorar su calidad de vida”.

La legisladora tlaxcalteca informó que a un año del gobierno de López Obrador los indicadores económicos muestran que la economía del país va en picada, pues día a día queda de manifiesto que no se está generando el empleo que México requiere, además de que en el tema de la recaudación ésta es mínima, pues hay una franca caída tanto por el lado del ISR como por el lado del IVA.

“Lo que salva la parte de los ingresos en este país y que les da, por decirlo de alguna manera, números verdes, es el IEPS, pero el IEPS fundamentalmente que se deriva de las gasolinas; la falta de voluntad del gobierno para bajar el IEPS y en consecuencia bajar el precio de las gasolinas es lo que está salvando la recaudación, sí, la estamos pagando todos los mexicanos”.

Tomar otro rumbo

La también Secretaria de la Comisión de Educación en el Senado de la República urgió a tomar otro rumbo para la recaudación de impuestos, ya que sostuvo que no existe un equilibrio entre los que pagan sus impuestos y todos aquellos mexicanos que trabajan en la informalidad y que por consecuencia no aportan para sostener la carga fiscal.

“Somos 125 millones de mexicanos y sólo el 19 por ciento sostiene el gasto público de esta nación, el resto está en la informalidad, eso es gravísimo. Si todos los que están en la informalidad aportaran, con eso se cubriría el gasto público. No hay un equilibrio, la carga fiscal la sostienen unos cuantos, ni siquiera el 20 por ciento de los mexicanos”.

Ante esta grave realidad, precisó que el camino no es atacar a los que generan empleo, a los que invierten y darle muchos dientes a la autoridad, como tampoco lo es quitar derechos a los contribuyentes, “esto va a inhibir, como ha venido ocurriendo, la inversión y todos vamos a pagar las consecuencias. Tenemos que crecer como país y estas medidas no abonan al crecimiento”.

Reiteró que las medidas contenidas en este paquete económico, cuya vigencia empieza a partir de enero, no son las mejores, a pesar de que el Gobierno federal diga que se cuidaron los aspectos macroeconómicos, “pareciera como la buena portada de un libro, pero cuando empiezas a leer el libro te das cuenta de que está todo sostenido con alfileres”.

Visión corta

Consciente de la alta responsabilidad que tienen todos los legisladores de Acción Nacional, precisó que cada uno de ellos está dispuesto a trabajar de manera coordinada con el Presidente, el problema, apuntó, es que el Presidente no se deja, no escucha, ni las señales de su equipo, ni de su gabinete, ni mucho menos de los otros poderes de la unión.

“A mí me parece que es un autoritario, centralista, no le gusta el Federalismo, no le gusta compartir decisiones sino imponer sus decisiones y sus puntos de vista. Tiene una visión corta y tristemente me parece que en el corto plazo no vamos a avanzar como se requiere, me parece que definitivamente no se están haciendo bien las cosas”, concluyó.

 

Comentarios

comentarios