Impacto directo a la inflación
Publicada el Mie, Ene 29, 2020

Por Sergio Rodríguez Colín.

El precio de la gasolina magna en 2018 era de 17 pesos y la carga tributaria era del 30 por ciento. En 2018, el Gobierno federal la subsidiaba con el 48 por ciento, es decir, costaba más cara la gasolina, pero el gobierno decía yo te apoyo a ti mexicano y el precio no era tan alto. En 2019, el precio de la gasolina rondaba los 19 pesos con 56 centavos y el subsidio era del 30 por ciento, es decir, disminuyó la carga fiscal del 37 por ciento -abril de 2019-, pero algo pasó en diciembre que el precio se mantuvo, pero la carga tributaria fue del 44 por ciento.

Qué es lo que nos muestra la anterior información, pues que los ciudadanos, año con año, estamos pagando a través de nuestros impuestos muchos de los proyectos que el Gobierno federal ha sido incapaz de llevar a cabo. “La gasolina es tan importante en el tema recaudatorio que el Gobierno federal sin duda la va a pensar para eliminar el IEPS y se va a esperar seguramente dos años a ver si este proyecto de Dos Bocas funciona”, así lo consideró el investigador Hernán Ahuja Domínguez.

El especialista en temas económicos señaló que la falsa promesa de López Obrador para bajar los precios de los combustibles ha tenido como consecuencia inmediata una escalada en el aumento en los precios de los productos de consumo básico, ya que si se analiza el componente o la estructura del precio de la gasolina, una de sus variables tiene que ver con el tema de la distribución de las gasolinas, “la relación es que en tanto aumente el precio de la gasolina los distribuidores tienen que compensar esa pérdida de incremento a través de aumentar los costos de transportación o en su caso de los productos”.

Asimismo, tiene también un impacto directamente en el consumo interno, pues el incremento del precio de la gasolina genera un impacto de la inflación y obviamente ese es un problema que tiene que regular tanto el Gobierno federal como el Banco de México. “¿Cómo lo va a regular?, no lo sé porque este gobierno ha demostrado que es incapaz de llevar a cabo políticas públicas en beneficio de la población”.

Ahuja Domínguez subrayó que una de las variables del crecimiento económico es el consumo y si el consumo no se dinamiza impacta directamente en las perspectivas de crecimiento del país; “por eso yo creo que recientemente organismos internacionales y el propio Banco de México, una vez más, redujeron las perspectivas económicas para este año”.

Eliminación del IEPS

Desde 2014 la apuesta fuerte de los Grupos Parlamentarios del PAN en el Congreso de la Unión ha sido la eliminación del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) en el precio de la gasolina. En una primera instancia se propuso reducir ese impuesto al 50 por ciento, es decir, todas las cuotas que hay en la ley recortarlas a la mitad.

“Ahora la propuesta es: ya hay más presupuesto y hay austeridad, seguramente, el Gobierno federal va a poder sobrevivir sin esos 300 mil millones de pesos que genera el IEPS, entonces, la propuesta es eliminarlo al 100 por ciento. Creo que esa es la única alternativa inmediata que existe actualmente, eliminar esas cuotas o esos impuestos porque hasta 2013 no existían”.

Es importante señalar que el debate del gasolinazo surge de la reforma fiscal de 2013 que propuso Enrique Peña Nieto y que hizo ciertas modificaciones a la ley del IEPS. ¿Cómo se construía hasta antes de esa reforma el precio de las gasolinas?, pues había un impuesto específico para la producción y la venta, pero con la reforma el Gobierno federal dijo “a ver, no, basta de subsidiar a la gasolina y vamos a cambiar el esquema poniendo una cuota de impuestos que se vaya para el Gobierno federal, otra para estados y municipios, y otra por contaminación, más aparte hay que cobrarles IVA”.

Esa estructura de impuestos se fue incrementando y ahora qué supone esto, que se politice el tema por dos razones: “uno, porque el Gobierno federal recauda más de 300 mil millones de pesos por ese impuesto, que representan del IEPS el 66 por ciento y del total de la recaudación el 10 por ciento, y segundo, si tú quitas el IEPS afectas directamente a los ingresos de los estados y municipios, que en este contexto de restricción presupuestal sería crítico para sus finanzas”.

Para Hernán Ahuja es muy difícil que el Gobierno federal se atreva a eliminar el IEPS, pues con los anteriores datos es muy probable que el gobierno vaya a prolongar lo más posible su eliminación, en tanto no pueda cumplir con la construcción de la refinería de Dos Bocas y haya otra alternativa.

“Quiero tener una visión muy alentadora de las cosas, pero desafortunadamente el Congreso está controlado por el propio MORENA y no te miento, pero yo creo que han sido unas seis veces que se ha presentado esta iniciativa de la eliminación del IEPS y no ha transitado; insisto, no ha transitado porque el Gobierno federal no está dispuesto a asumir ese costo presupuestal de menos ingresos”.

Otro tema que dificulta dicha eliminación es que la iniciativa tiene que ser respaldada por los gobiernos estatales, quienes reciben dinero y cómo están las cosas hoy en día es muy poco probable que lo hagan, puntualizó el economista.

“Lo que le queda al PAN es continuar e insistir en esta propuesta, porque es una propuesta en beneficio de muchos mexicanos; es cierto que hay una clase que consume este producto, pero digamos que en el consumo general interno nos afecta a todos a través del aumento en el precio de muchos productos de consumo básico”.

En ese sentido, el Presidente de Acción Nacional, Marko Cortés, anunció el pasado 8 de enero que el Partido impulsará la reducción del precio de las gasolinas mediante la eliminación del IEPS, a fin de dinamizar la economía y revertir los efectos perjudiciales de la reforma fiscal aprobada en 2013, en beneficio de las familias mexicanas.

“MORENA ha rechazado nuestras iniciativas, siendo que este impuesto funciona como despresurizador de las finanzas públicas en un contexto de baja recaudación de otros, pues de enero a septiembre de 2019 se recaudaron ingresos adicionales por gasolinas con un monto de 15 mil 781 millones de pesos”, señaló.

El líder albiazul exigió al Presidente de la República cumplir su compromiso de campaña y bajar el precio de las gasolinas, porque hasta el momento no sólo no ha disminuido sino que al contrario ha subido su precio. Asimismo, pidió al gobierno, a MORENA y a los legisladores corregir el rumbo en materia fiscal, para generar un esquema eficiente en beneficio de los ciudadanos.

Más mentiras de MORENA

El tema del aumento en el precio de la gasolina fue abordado en el programa Voces de La Nación del pasado 15 de enero por la senadora Alejandra Reynoso y el diputado federal Felipe Fernando Macías, quienes coincidieron en señalar que esta es otra mentira más de López Obrador, ya que no ven siquiera la intención de cumplir su palabra y bajar el precio de los combustibles, al contrario, sigue siendo PEMEX un riesgo para la economía del país, sigue siendo su capricho la construcción de Dos Bocas, que es otro riesgo para la economía.

“En la Cámara de Diputados, Acción Nacional combatió el gasolinazo de Enrique Peña Nieto y estamos combatiendo los gasolinazos de AMLO, y con esa calidad moral es como estamos exigiendo que se cumpla la promesa de campaña del presidente y que se cuide la economía de las familias mexicanas”, sostuvo el legislador por Querétaro.

Por su parte, la senadora apuntó que esta es una mentira más, “porque además prometió que bajaría el costo de la gasolina, el costo de la luz, el gas, todo iba a bajar, todo, la inseguridad iba a bajar, y lo único que han bajado son los empleos, burlándose nuevamente de los ciudadanos”.

Comentarios

comentarios