Fundador del PAN en León
Publicada el Mar, Ago 28, 2018

Por Sergio Rodríguez Colín.

La historia de don José Duarte Bueno en el Partido Acción Nacional inició en los años 40´s, cuando junto con sus papás visitó la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Ahí, un primo, que estaba involucrado en política, lo invitó a unas conferencias que iba a ofrecer don Efraín González Luna en las oficinas de este instituto político, ubicadas muy cerca de un jardín localizado entre las calles de Juárez y Vallarta.

“Fuimos y me gustaron, me gustaron todas esas pláticas del Partido, don Efraín era, cómo decirles a ustedes, una persona seria, muy sensata; en ese tiempo, fue cuando se fundó el Partido, fueron él y Manuel Gómez Morin, y todos los demás que hubo en ese tiempo”, recuerda en entrevista con La Nación.

En el porche de su casa, enclavada en una colonia de la ciudad de León, Guanajuato, nuestro entrevistado narra que cuando regresó a esta urbe después de escuchar las ponencias del fundador, el PAN todavía no existía en la localidad, pero personas como José Ayala y Luis Manuel Aranda ya empezaban a trabajar en lo que posteriormente sería Acción Nacional.

En este momento de la entrevista, don José señala que él era catequista en la Acción Católica Juvenil Mexicana (ACJM) e impartía catecismo, por lo cual era conocido en las rancherías del municipio. Así que cuando entró al Partido lo enviaron a trabajar en las zonas de rancho, en donde empezó a convencer a jóvenes y adultos para que participaran de alguna forma en política, es decir, que fueran a votar.

Ante la duda de seguir con su apostolado en la ACJM o su naciente trabajo en el PAN comenta: “el padre Alba Palacios (posteriormente Obispo de Tehuantepec) me indujo al PAN. Me dijo ´olvídate de tus devociones y ponte a trabajar en el campo cívico-político´; por eso, me metí completamente y empecé a trabajar en 1950-1951 directamente en Acción Nacional, en lo que era ya la organización del Partido”, menciona.

Fue en esa época cuando este buen panista dejó todo y se dedicó al puro Partido, como él dice. “Entonces fue cuando empecé a conocer más a fondo todas las cosas del Partido, cómo les dicen ustedes, si, conocí la doctrina y los principios que dieron origen a Acción Nacional, y todo eso”.

Luego de su ingreso al Partido, los compañeros panistas lo hacen responsable directo de la fundación de subcomités, primero en la zona rural y luego en la franja urbana. Para 1960 ya había organizado el primer subcomité en León, que de hecho se fundó en su actual casa, claro que en ese tiempo era muy diferente a la que hoy en día habita.

Posteriormente, llegó la organización del Partido y se constituyeron los distritos. Don José fue nombrado jefe distrital y permanece en ese cargo durante mucho tiempo. En 1982, él era jefe distrital en el distrito IV de León y Juan Manuel López Sanabria, por parte del Comité Directivo Estatal, lo nombra Consejero Estatal.

“Fui regidor del ayuntamiento de León en el trienio 86-88, pues era suplente de Carlos Medina Plascencia. Al pedir éste licencia al cargo para ser candidato a presidente municipal en 1988 entró su servidor a desempeñar dicha función pública. Esa fue la única ocasión en que ocupé un cargo público en toda mi historia dentro de Acción Nacional”.

2 de enero de 1946

Don José Duarte también fue testigo de uno de los acontecimientos más trascendentales en la historia de Guanajuato, específicamente de la ciudad de León: la masacre en contra del pueblo leonés acaecida el 2 de enero de 1946 y la cual quedó registrada en la portada de la revista La Nación en su edición número 221 del 5 de enero de 1946 y cuyo encabezado decía: ¡Viva León, Miserables!

En su nota, Fernando Hernández Ochoa, enviado especial del órgano informativo al servicio de México, La Nación, daba cuenta del abuso y las mentiras que el Gobierno federal expuso al reportero para justificar el ataque artero en contra del “legítimo y pacífico movimiento ciudadano de reivindicación del Municipio y del sufragio”.

Al respecto, don José Duarte señala que él y otros compañeros se reunieron para unirse a las protestas realizadas en el centro de la ciudad. Sin embargo, cuenta que por azares del destino se acordaron de que tenían una reunión con el padre Alba en la Acción Católica en el Barrio Arriba, lo que al final terminó salvándole la vida a él y a sus compañeros.

“Andaba yo también en la bola con los demás y en una de esas manifestaciones nos hicieron correr con la caballería a toda la gente del centro. Al siguiente día nos volvimos a juntar en el parque, diciendo que ya no íbamos a correr, pero nos acordamos de la reunión y de milagro no nos tocó a nosotros, hubo muchos muertos”.

De acuerdo con la información publicada por La Nación “en el Hospital había 26 muertos y 4 heridos gravísimos, que van a morir. Contando a estos heridos, habrá seguramente unos 50 muertos”. Aunque líneas más adelante reportaba: “Hay una versión, no confirmada hasta ahora, que dice que se sacaron fuera de la ciudad tres camiones con cadáveres”.

Creador de corridos

Una de las grandes satisfacciones a nivel personal de don José fue el haber compuesto, letra y música, dos corridos al entonces candidato al ayuntamiento de León (1976) y posteriormente a la gubernatura de Guanajuato (1985), Juan Manuel López Sanabria, de quien fue gran amigo y compañero solidario en ambas campañas.

“El primer corrido se grabó en una carnicería, yo estuve tocando la guitarra. Así logramos sacar, primero, Ahí viene López Sanabria y el segundo, Ya volvió López Sanabria”.

Una de las estrofas del corrido dice:

“Al pueblo de Guanajuato le queremos recordar que tenemos candidato por quien vamos a votar, ese estado tan querido, cuna de la libertad, nunca se da por vencido porque tiene dignidad…”

Comentarios

comentarios