Fortalecer la pluralidad y la institucionalidad
Publicada el Jue, Feb 21, 2019

Por Sergio Rodríguez Colín.

Dada la actual conformación de la Cámara de Diputados donde MORENA y sus aliados –PRI, PT, PES y PVEM- tienen la superioridad legislativa para aprobar las solicitudes del presidente López Obrador, el Vicepresidente de la Mesa Directiva en la Cámara baja, Marco Antonio Adame Castillo, advirtió que esta mayoría acrítica pone en riesgo el diálogo parlamentario y provoca la polarización al imponerse, sin respeto, a las minorías.

Explicó a La Nación que si bien el proceso electoral del pasado 1 de julio determinó la actual integración de la Cámara, lo importante es que el Congreso mantenga los principios y valores democráticos que le dan sentido a un país democrático federal y representativo, tal y como lo manda la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Es muy importante que esos principios democráticos y constitucionales se respeten, y se respetan en la medida en que la pluralidad está considerada en todas las deliberaciones y en la medida en que una mayoría numérica no sustituya o pretenda desconocer el valor del diálogo democrático para construir los acuerdos que el país necesita”.

Para el diputado de Acción Nacional esta es una lucha constante, es una batalla que tienen que dar los demócratas y las fuerzas políticas representadas en el Congreso todos los días, pues hasta ahora el debate de algunas de las iniciativas, sobre todo en las más visibles, hablan de que hay un diálogo declarado, sin embargo, el resultado no refleja suficientemente la opinión de la oposición en los dictámenes y en las leyes aprobadas.

“El ejemplo más reciente que tenemos es el de la Guardia Nacional donde distintos grupos parlamentarios presentamos un número importante de reservas, de propuestas de modificación, que fueron recogidas de las audiencias públicas, pero que no se reflejaron en el dictamen por una cerrazón permanente, sistemática, que se da a la hora de proponer reformas de modificación”, denunció.

El legislador por Morelos agregó que en el pleno, a la hora de debatir los dictámenes, se han encontrado con un voto sistemático, un no en contra de cualquier propuesta o modificación; “salvo en contadísimas excepciones, que muchas veces no reflejan suficientemente la apertura, se respeta la pluralidad y la inclusión que debe caracterizar o distinguir al Poder Legislativo en términos democráticos”.

Estimular las audiencias públicas

El Vicepresidente de la Cámara de Diputados, Marco Adame, precisó que es urgente reformar al Congreso de la Unión, con el fin de garantizar su autonomía, su independencia y la división de poderes propia de un sistema democrático. Lo que nunca debe pasar, añadió, es que una mayoría mecánica anule el diálogo democrático como mecanismo para construir los acuerdos que el Jefe del Ejecutivo necesita para impulsar sus reformas.

Para evitar dicha cerrazón, el diputado albiazul propone estimular prácticas como las audiencias públicas, propias del concepto de parlamento abierto, con el propósito de escuchar e incluir la pluralidad de las voces de la sociedad en la construcción de los proyectos de ley.

Además, manifestó que hay otros temas pendientes en la reforma del Congreso como la presentación del Sistema de Evaluación Legislativo o la integración de las Comisiones Bicamerales, las cuales incorporarían las opiniones de la academia y la sociedad civil, es decir, tendrían una participación activa y no sólo los invitarían a hablar.

“El Congreso tiene que reformarse porque en este momento corre el riesgo de ser una oficialía de partes del Poder Ejecutivo, por el riesgo de imponer como práctica cotidiana la discrecionalidad, dilatar los asuntos, maniobrar en esquemas discrecionales, lo que deforma la naturaleza del Congreso y nos expone al riesgo de la discrecionalidad primero y luego del autoritarismo y al final del debilitamiento del Congreso y particularmente de la Cámara de Diputados”.

Subrayó que los legisladores del PAN deben velar por la institucionalidad, por el fortalecimiento del Congreso, que éste cumpla con su función de control democrático en el ejercicio del poder, que fortalezca su autonomía, su independencia y que garantice en su funcionamiento cotidiano la pluralidad democrática de todas las fuerzas políticas.

“La posición que hoy nos ocupa desde la Mesa Directiva como representación de la unidad de la Cámara baja, de la pluralidad de la misma, es asegurar que así funcione, pero como la Mesa Directiva está integrada por la representación ponderada de las distintas fuerzas políticas, pues también ahí se tiene que dar un debate, una lucha cotidiana para que así sea y que los procedimientos y operación del Congreso refleje esto y que al final las decisiones de la Cámara de Diputados y las del Congreso sean congruentes con la esencia del Poder Legislativo, que es el poder revisor del ejercicio del Poder Ejecutivo y no un poder abyecto que quede subordinado, plegado, anulado por una concepción autoritaria del poder”, concluyó.

Comentarios

comentarios