Estamos para servir al país
Publicada el Vie, Ago 28, 2020

Por Juan Pablo Castillo.

Guanajuato es un estado que ha sido cuna de panistas destacados, uno de ellos es Ricardo Alaniz Posada, miembro del PAN desde 1988 y quien ha sido Senador de la República (2000) y Presidente Municipal de León (2003-2006).

En 2019, en entrevista con La Nación, compartió que como empresario una de sus mayores preocupaciones fue la situación económica que vivió México durante la presidencia de Luis Echeverría.

“Estaba desesperado de ver cómo venían las devaluaciones, tenía que haber cambios. Por fortuna, había gente que los quería, como Manuel Clouthier y Carlos Medina Plascencia, fue ahí donde se dio el primer voto masivo para Acción Nacional y tuvimos que salir a defenderlo”.

Reconoció que fue una época difícil y triste porque en ese entonces no existía la democracia como la que se tiene hoy día. A pesar de eso, Carlos Medina logró ganar la presidencia municipal de León en 1989 y más adelante la gubernatura en 1991.

Gracias a esto, añadió, el PAN ganó prestigio y se afilió mucha gente, pero desgraciadamente muchos defraudaron al Partido, ya que no fueron para servir sino que fueron a servirse.

“Recordemos que la filosofía del PAN es hacer el bien común, no para servirse, los que vamos al Partido estamos por convicción, para servir al país, porque queremos un México mejor y prosperar bien”.

Señaló que cuando fue alcalde de León (2003-2006) tuvo una buena policía, pero eso no significa que no hubiera problemas, pues llegaron a aparecer policías corruptos.

Ante tal situación, Ricardo Alaniz denunciaba a esos policías ante la sociedad y los daba de baja de la institución, lo cual no le gustaba al área de recursos humanos y cuando se lo informaban él respondía: a mí me eligió la ciudadanía, no recursos humanos.

“Cuando los destituía les decía ante la ciudadanía: traicionaste a la sociedad, a la institución, pero también traicionaste a todos nosotros que tuvimos confianza en ti. Eso le gustó a mucha a la gente porque yo estaba para servir”.

 

Experiencia política y empresarial

Durante su vida, Alaniz Posada vivió muchas cosas que son parte tanto de la historia de México como de Acción Nacional, entre ellas destacan dos:

La primera fue que por el fallecimiento de su padre comenzó a trabajar a los 20 años y abrió su propia empresa. Relató que en los años 50 se tenía un país cerrado y no se permitían importaciones sin permisos, por lo que viajó a la Ciudad de México para obtenerlos.

“Fui a la Secretaría de Industria y Comercio, pues todas las solicitudes se realizaban en esa dependencia. Años después se acordó que dieran permisos hasta por 5 mil pesos, ya no teníamos que ir a la ciudad y logré impulsar mi negocio de forma honesta”.

Sin embargo, esta victoria trajo un problema: el contrabando. Dicho crimen molestó a nuestro entrevistado, sobre todo porque no se le combatía. De esta forma, cuando fue senador sostuvo una reunión con el ministro de economía de China donde entendió la forma de trabajar del país asiático.

“En China, aunque manejen el mismo material, la mano de obra es diferente por la cantidad de trabajadores que tiene, México tiene que encontrar una manera de costear los materiales para combatir el contrabando”, le sugirió el ministro de economía al panista.

Con este hecho, dijo, supe que los sectores empresarial y político trabajan de la mano porque defienden los intereses de ambos de forma legítima, así más gente tiene trabajo.

Su segunda mayor experiencia fue en 1991 cuando colaboró con Vicente Fox. Ricardo Alaniz sostuvo un encuentro con Manuel Camacho Solís durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, el panista platicó del empleo en Guanajuato y la respuesta de Camacho Solís fue: “ábrele las puertas a todos para que se vayan de Guanajuato y se vengan a trabajar aquí”.

“Que desgracia, entonces hice un plan con Fox, viajamos a muchos países a visitar empresas y convencerlos de que instalaran sus plantas laborales en el estado, se generaron muchísimos empleos e hicimos una proyección de ganancias hasta por 200 millones de pesos y de 250 millones en exportaciones, esto causó que Guanajuato tuviera un gran crecimiento económico”.

Esto demuestra, continuó, que cuando trabaja gente de buena fe con gente de buena fe se obtienen resultados que benefician a México, eso es lo que necesita hoy más que nunca el país.

 

El arte de hacer política

Ricardo Alaniz destacó que hacer política es impresionante, es bonito, pero lo más agradable es cuando se encuentra a la gente de buena fe que le interesa, le gusta y quiere a México.

“Eso pasó en Guanajuato, hay gente muy buena, entrega el corazón y busca el bien de México. A los jóvenes que buscan unirse al PAN lo que más les sugiero es que quieran a México, entren a trabajar de buena fe, no sólo por el dinero”.

Por último, sugirió a todos los panistas leer la parte de honestidad de los principios de doctrina y recordar la filosofía que distinguió al Partido: hacer el bien común.

Comentarios

comentarios