Por Juan Pablo Castillo. El pasado 14 de septiembre, Baja California Sur fue atacada por el huracán de categoría 1 Odile, el cual dejó a su paso pánico y pérdidas millonarias para el estado. El fenómeno climático, derribó viviendas, obligó a evacuar hoteles y dejó a más de 200 mil habitantes sin luz debido a que inutilizó dos plantas eléctricas. San José del Cabo fue el municipio, según lo informó el Servicio Meteorológico Nacional, más dañado. El Aeropuerto Internacional de La Paz también resultó afectado, dejando varados más de 20 mil pasajeros. La Comisión Federal de Electricidad calificó a Odile como el mayor desastre natural que ha atacado a Baja California Sur porque más de 300 postes de luz. Hoy en día la recuperación del estado va por buen camino, pues hasta el 4 de octubre del presente año se ha restablecido el servicio de energía eléctrica en la entidad. Marcos Covarrubias Parra, Gobernador del estado, agradeció a todas las instituciones y todos los mexicanos que han estado atentos a la situación que vive la entidad. Consideró que ahora Baja California Sur se encuentra ante una nueva oportunidad de crecimiento, es decir, que no sólo hay que volver a la normalidad, sino corregir lo que estaba mal hecho; ser mejores que antes y convertir al estado, nuevamente, en uno de las entidades con el mayor crecimiento y dinamismo económico del país. “El huracán ya se fue y nos deja voluntad y entereza para salir adelante, por lo que debemos aprender de esta gran lección y consolidarnos para avanzar en todos los temas, en toda la geografía estatal, porque Baja California Sur es el mejor lugar para vivir”, apuntó. Acusaciones falsas Una denuncia y una carta enviada a los medios de comunicación a principios de octubre por el entonces subdelegado federal de la Secretaría de Gobernación, Ricardo Espinosa de los Monteros Zazueta, acusó a Marcos Covarrubias y a su gabinete de “robarse” 2 mil despensas destinadas a la población damnificada por el huracán Odile. El Gobierno estatal rechazó de manera contundente tales afirmaciones, pues indicó que la participación del gobierno estatal en este tema ha sido únicamente en colaborar y facilitar recursos logísticos para la carga, descarga y entrega de esta ayuda a las autoridades responsables y fuerzas federales para su resguardo. Las despensas “extraviadas” forman parte del paquete de las 15 mil 808 que llegaron vía marítima a través de la fragata de la Armada de México “El Zapoteco”, y que se supone, tenían que ser trasladados en camiones y camionetas al centro de acopio instalado en el Aeropuerto Internacional de La Paz, donde partirían a los cinco municipios, principalmente a Los Cabos. Tras este falso señalamiento, se envió la instrucción de remover de su cargo a Ricardo Espinosa de los Monteros Zazueta.   [gallery columns="2" ids="13890,13891,13892,13893"]