Juan Pablo Castillo. El 21 de julio comenzaron las operaciones de la Fuerza Única Regional (FUR) en Jalisco, una nueva corporación policiaca constituida por más de 700 elementos para enfrentar al crimen organizado. El gobernador priista de la entidad, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, destacó ante los medios de comunicación la unión de esfuerzos y consensos que hizo para llevar a cabo el proyecto, en donde “todos” los municipios firmaron este pacto; agradeció al Congreso local que votó en favor de la Fuerza Única, pues, resaltó, sería un beneficio para las familias de todo Jalisco. Sin embargo, todo lo que presumió el Gobernador resultó ser una falsedad, ya que algunos presidentes municipales de Jalisco, 20 de 125, no estaban de acuerdo con la formación de la FUR. Un opositor de este proyecto fue el alcalde panista de Tepatitlán de Morelos, Jorge Arturo González Arana, quien dijo no estar conforme con la forma en que se les pidió a los municipios contribuir para solventar los gastos que implicó la operación de la FUR. La función principal de la Fuerza Única Regional, supuestamente, es brindar seguridad al estado; por desgracia, no ha sido capaz de cumplir su propósito, prueba de ello fue el lamentable asesinato del alcalde panista de Ayutla, Manuel Gómez Torres. Gómez Torres fue otro de los alcaldes de oposición que se pronunciaron en contra de la formación de esta corporación. Su asesinato ocurrió el 2 de agosto de 2014, una semana después de que se conformara la FUR. “Este es el primer presidente municipal panista que es asesinado durante la administración de Aristóteles Sandoval, pero eso no significa que no haya violencia en Jalisco; de hecho, la inseguridad ha aumentado desde que el PRI ganó la gubernatura hace 17 meses”, aseguró Miguel Ángel Monraz, Dirigente Estatal del PAN en Jalisco. Ante el alto nivel de inseguridad que se vive en Jalisco, el líder panista, junto con José Luis Munguía, coordinador de los diputados blanquiazules en el Congreso local, y otros presidentes municipales emanados del Partido, exigieron el despido inmediato del Fiscal General del Estado, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco. “Tiene que realizarse una investigación pronta y transparente que dé con los asesinos del edil de la región Sierra Occidental de Jalisco, la cual se ha vuelto una de las más peligrosas del estado; desde que asumió el gobierno Aristóteles Sandoval Díaz se han disparado los índices de inseguridad en el estado, tal y como ocurrió en Guadalajara cuando era alcalde”, acusó Monraz Ibarra. Por su parte, Gustavo Madero Muñoz, Dirigente Nacional del PAN, reprochó que el grado de violencia en algunas entidades se haya elevado desde hace 17 meses. Pidió a Enrique Peña Nieto que tome cartas en el asunto para evitar el crecimiento de la violencia a nivel nacional, el cual ha provocado el asesinato de alcaldes de diferentes partidos a lo largo del país. “El Gobierno federal debe estar obligado a garantizar el Estado de Derecho y la legalidad, por lo que hacemos votos para que se cumplan a cabalidad y sin miramientos”, manifestó.