Encuestas en redes sociales
Publicada el Mie, Dic 20, 2017

Por Juan Pablo Adame Alemán.

Cada día estamos más del cerca del 1 de julio y cada vez más se calienta la temporada electoral: fuertes declaraciones entre unos y otros, discursos apasionados o aburridos, contraste entre las propuestas de los aspirantes, eventos innovadores o más de los mismo y las encuestas, las famosas encuestas.
Las encuestas juegan un rol en la campaña. Los aspirantes y medios de comunicación se refieren a ellas como termómetro de la temporada, son útiles como información para medios impresos o digitales, y como herramienta estratégica para la toma de decisiones en cada una de las campañas. Sin embargo, hay quienes utilizan las encuestas como herramienta publicitaria, dejando de lado la metodología y el rigor técnico para pasar a una gráfica de pastel o lineal que siempre ponga arriba al candidato.
El rol tradicional de las encuestas tiene un ingrediente adicional en la era digital, las redes sociales han desarrollado herramientas de consulta para que cualquier usuario pueda hacer una pregunta a sus seguidores o amigos y se dan opciones múltiples de respuesta planteadas por los propios usuarios.
En pleno proceso electoral estas herramientas son dignas de análisis, la primera pregunta es si ¿este tipo de encuestas son técnicamente válidas para marcar una tendencia probable en la elección? La respuesta es no. Justificaré mi respuesta citando al encuestador Alejandro Moreno, que dijo sobre las encuestuits: “no se basan en métodos de muestreo con selección probabilística de respondientes, por lo que no permiten hacer inferencias confiables respecto a una población específica y bien definida”.
Quien contesta normalmente las encuestas en redes sociales son tus seguidores, personas que tienes agregadas en tu red y que forman parte en buena medida a un tipo de afinidad política, situación social y económica similar. Tus amigos panistas votarán por el candidato panista en la encuesta que hagas, lo mismo para los priistas y morenistas. Problematizando aún más el caso y poniéndole nombre, las encuestas que hace Joaquín López Dóriga en su cuenta de twitter no son válidas, además de sus seguidores, esas encuestas hoy se llenan con usuarios falsos o de otros países y las convierte en una competencia de los ejércitos digitales de cada candidato para ganarla, no sirven como pulso real, si acaso funcionan como herramienta de propaganda y hay que tratarlas como tal.
Es tiempo de campañas y por lo tanto de información falsa y real, insisto, es nuestro trabajo el filtrar la información y darnos cuenta de todo lo que se presenta como una verdad absoluta. Hablemos con nuestros amigos y cercanos para usar las herramientas que nos presentan las redes sociales y darles su justo valor.

Comentarios

comentarios