El reto actual es lograr una democracia informada
Publicada el Jue, Abr 26, 2018

Por Maricarmen Rizo.

El reto más importante de Acción Nacional desde su fundación ha sido aportar el ingrediente para pasar de una democracia formal a la real. El PAN ha obligado al sistema a ello, a que hubiera registro de partidos políticos, de candidatos, un instituto ciudadanizado para la organización de elecciones, un tribunal de pleno derecho, pero aún no hemos logrado una democracia real. Por ello, sigue vigente la propuesta de democratizar este país, consideró Alfredo Ling Altamirano.

“Particularmente, hay que ganarle la carrera a la mercadotecnia electoral. Hoy vemos que con toda facilidad ganan las elecciones los copetes mejor peinados o las corbatas mejor planchadas, de eso no se trata la democracia real”, sostuvo Ling Altamirano, quien acaba de cumplir 50 años de militancia panista.

A su juicio, la democracia real no está solamente en las urnas o en que las casillas sean gobernadas por los ciudadanos, sino que particularmente los jóvenes se informen sobre temas políticos y que el voto sea razonado con base en perfiles, propuestas e ideologías de los partidos.

Entrevistado por La Nación en el Comité Municipal de León, Guanajuato, el cual preside, nos compartió lo gratificante que ha sido para él ser parte de esta batalla por la democratización en nuestro país; tarea que prácticamente le ha tomado toda su vida, ya que nació en casa panista, aunque fue hasta que cumplió 18 años cuando oficialmente tuvo su credencial azul.

“Soy un hombre privilegiado, así me considero, porque he tenido la oportunidad de vivir la transición del partido: del partido de antes, el partido de hoy y espero que Dios me permita la posibilidad de vivir el partido de mañana”, señaló quien además ha sido senador, diputado federal, diputado local, síndico en León, presidente del CDE en su estado, presidente y consejero del IACIP en Guanajuato y catedrático.

Con especial emoción recuerda cuando en 1993 contendió por la dirigencia nacional del Partido, era el tiempo en que don Luis H. Álvarez había terminado su segunda presidencia, vale recordar que solamente se pueden tener dos periodos consecutivos como presidente nacional, de tres años cada uno.

En aquel entonces, recuerda Ling Altamirano, había varias posibilidades: Felipe Calderón Hinojosa, Carlos Castillo Peraza, empezaba a sonar Luis Felipe Bravo Mena y también se hablaba de Carlos Medina Plascencia.

“Tuve la fortuna de recibir el respaldo de la mayoría de mis homólogos. En ese entonces venía terminando mi periodo de presidente del Comité Directivo Estatal en Guanajuato y por los resultados favorables que habíamos obtenido, ya desde aquel entonces, se pensó que el modelo Guanajuato podría servir de experiencia para el panismo nacional”.

Eran los años en que el Partido tenía pocas victorias, para ese entonces solamente se había ganado a nivel gubernatura Baja California con Ernesto Ruffo Appel (1989), luego fue Guanajuato en 1991 cuando Carlos Medina Plascencia obtuvo el interinato tras la campaña exitosa de Vicente Fox, pero que no se logró el reconocimiento de su triunfo, y en 1992 la gubernatura en Chihuahua con Francisco Barrio Terrazas.

Así que compitió con Carlos Castillo Peraza, quien también dijo “estoy listo”. En el Consejo Nacional, el día de la elección, se fueron a cuatro rondas de votación y finalmente en la última ronda el guanajuatense declinó por Castillo Peraza, de no haberlo hecho se hubiera postergado 45 días más.

“Para mí ese es el momento que me llena más de orgullo, porque obtuve la unanimidad de votos a favor de Carlos Castillo Peraza, cuando yo declino y pido el voto a favor de él”. Se requerían las dos terceras partes de los votos útiles tras la declinación de Ling Altarmirano y gracias a que pidió el voto a favor de su contrincante, el 100 por ciento del Consejo votó por Castillo Peraza.

“Previo a eso habíamos tenido muchas platicas Carlos y yo, como las tuvimos los días posteriores; de tal manera que esa anécdota la guardo en mi corazón, me va acompañar hasta el último día de mi vida”.

Con una trayectoria reconocida dentro y fuera del Partido, Ling Altamirano invitó a los jóvenes que quieran sumarse a las filas de Acción Nacional a que abracen con pasión la vocación política.

“Nada más les hago una aclaración: primero investiguen donde están las puertas que quieren tocar, si son las del poder vayan a recursos humanos de los gobiernos estatales, municipales, de la República, ahí están las puertas del poder. Aquí, están las puertas del Partido, no se vayan a confundir”.

Mencionó que antes era muy fácil distinguir donde estaban las puertas para ingresar al PAN, porque no había puertas del gobierno y ahora fácilmente se confunde, “hay panistas que llegaron buscando un cargo público y como no se los dieron renunciaron, en realidad nunca fueron panistas, andaban buscando el gobierno. Los que estamos en el PAN con gobierno, sin gobierno, a pesar del gobierno, seguimos en el Partido”.

Finalmente, invitó a todos los militantes a abrazar la ideología, doctrina y filosofía de Acción Nacional, “que es una filosofía que no es de izquierda, no es de derecha, es una filosofía humanista, si les agrada eso entren al Partido, no esperen los cargos públicos en todo caso, ellos llegaron solos en su momento”.

Comentarios

comentarios