El papel del municipio en el federalismo mexicano
Publicada el Lun, Ago 27, 2018

Por Josué David Guerrero Trápala.

A partir de las elecciones de 2018 han surgido diversas líneas de acción entre los actores políticos de nuestro país que resultaron electos, muchas de las cuales tratan de incidir en los problemas que forman parte del contexto nacional, sin embargo, no se presentaron propuestas concretas en torno al orden municipal ni siquiera entre los candidatos a la Presidencia de la Republica.

El Sistema de Gobierno Federal en México ha pasado por dos estadios de gran envergadura: el primero de ellos se refiere a la etapa clásica del Federalismo Mexicano, en la cual no se tuvo gran interés por el ámbito municipal y abarcó los ordenamientos Constitucionales de 1824 y 1857, el segundo es la etapa Moderna del Constitucionalismo Federal que comenzó en 1917 y cuyo principal logro se refiere a la libertad municipal consagrada en el artículo 115. Fue hasta la década de los 80, con la reforma política de 1983, que se ampliaron las facultades de los municipios y se les otorgó la fuerza necesaria para convertirse en la célula de la política nacional, es decir, en el cimiento de la organización administrativa y territorial de nuestro país. Así, pasados algunos años en 1999 se reforzó el Ramo 33 en el Capítulo V de la Ley de Coordinación Fiscal.

Ante tales circunstancias es evidente pensar en la imperiosa necesidad de revitalizar el funcionamiento de los municipios, generando toda una serie de modificaciones jurídicas y administrativas, tanto en el orden estatal como en el federal.

Llaman la atención las líneas de acción que ha enunciado en los últimos días el virtual Presidente de la Republica, quien hace poco presentó un listado de 50 puntos que tienen como objetivo disminuir la corrupción y fomentar la austeridad entre las instancias de la administración pública, sin embargo, en ninguna de éstas se abona al fortalecimiento del orden municipal. No es raro tampoco que desde el Ejecutivo Federal haya un desentendimiento de los temas que impactan el ámbito municipal, pues han sido pocos los Presidentes de la Republica que se han encargado de impulsar las medidas que requieren los municipios para su pleno desarrollo.

Hay otras propuestas que ha sostenido el futuro mandatario y entre ellas se encuentra la de la implementación del Mando Único Policial en las entidades de la Republica, como medida para reducir el índice de delitos y violencia en el cual nos encontramos hoy día. Dar crédito a una proposición como ésta es dejar de lado los recursos humanos y tecnológicos de los cuales disponen muchas policías municipales, que incluso llegan a ser mucho más eficaces que los que tienen las policías de los estados.

El Mando Único Policial es una medida que ya ha sido puesta en práctica, pero tan solo en los últimos tres años los delitos cometidos, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, han ido en aumento, ya que en 2015, año en el cual 31 entidades de la Republica contaban con convenios de colaboración con al menos un municipio para establecer el modelo policial de Mando Único, se presentaron un total de 1,549,056 delitos. Este número aumento a 1,618,070 en 2016 y luego a 1,807,846 -con el 72.1 por ciento del total de municipios bajo este esquema de coordinación policial- para el año 2017.

En este sentido, hemos generado nuestra propia agenda, en la cual se encuentran plasmadas las inquietudes y propuestas que nos parecen pertinentes para mejorar las condiciones del desarrollo municipal. Algunas de nuestras propuestas son: en materia de seguridad y contrario al esquema de funcionamiento policial de Mando Único, debe ser aplicado uno de Mando Mixto que determine cuales municipios requieren de un apoyo para atender el tema de seguridad y cuáles no, considerando de suma importancia la ampliación del padrón de municipios beneficiarios del FORTASEG.

Creemos que es importante también que se dote a los municipios de potestades tributarias que reduzcan esa alta dependencia de los gobiernos locales hacia las transferencias federales y, por ende, que los municipios se vuelvan autosuficientes en el tema de ingresos, para lo cual proponemos una reforma al artículo 115 constitucional en la que se eliminen las exenciones en el pago del impuesto predial. En ese sentido, consideramos de relevancia la creación de un nuevo ramo en el PEF (Ramo Municipalista) que concentre los recursos asignados a los municipios en ramos, fondos, subsidios y, asimismo, la revisión de las fórmulas de distribución de los ramos 23, 28 y 33, y ello se traduzca en un rediseño a dichos ramos, ya que no cumplen con los criterios bajo los cuales se diseñaron.

Es fundamental además que se les brinden potestades y recursos de la agenda social a los gobiernos locales, puesto que ahora no tienen gran fuerza dentro del marco jurídico ni programático.

Estamos ciertos en que la creación de intermunicipalidades como modelos de asociacionismo será un acierto para la realización de proyectos conjuntos y propugnamos porque los futuros integrantes del Legislativo lleven a cabo las reformas necesarias a la ley para que se impulse la figura de un experto en administración pública municipal o City Manager. De igual modo, creemos que la Conferencia Nacional de Municipios de México debe ser incorporada como un organismo público con autonomía técnica y de gestión.

Exhortamos al próximo Presidente y a los legisladores a incluir nuestras propuestas en el debate parlamentario. Hacemos un llamado para tomar en cuenta lo que hemos venido planteando en la Agenda Municipalista durante la conformación de los programas y políticas nacionales para la formulación del Plan Nacional de Desarrollo.

Los alcaldes humanistas que conformamos la ANAC estamos seguros de que sumando esfuerzos se podrán construir municipios fuertes y dotados de la autonomía necesaria para sacar adelante a su población. Creemos con firmeza que bajo el Sistema de Gobierno Federal en el cual vivimos, es fundamental que todos los actores emitan sus puntos de vista en relación a lo que cada uno ve y piensa, tanto en el contexto político como en el económico y social.

 

Josué David Guerrero Trápala es Alcalde de Corregidora, Querétaro.

Twitter: @JosueGro

Comentarios

comentarios