El PAN me enseñó a reposar mi conciencia
Publicada el Jue, Oct 18, 2018

 

Por Maricarmen Rizo.

Fue la pluma de Luis Calderón Vega, entre otros doctrinarios panistas, quienes con sus letras hicieron que don Carlos Limbano Avendaño de León comenzará a interesarse en el Partido Acción Nacional, en donde hoy orgullosamente milita desde 1979. Su ideal: una patria ordenada y generosa, y una vida mejor para todos.

“Empecé a leer los folletos de las estrellas de Acción Nacional, cayeron en mis manos unos libros de don Luis Calderón Vega y me motivaron mucho a sumarme a la lucha del PAN, y sobre todo la imagen que ya daba aquí en Chiapas el doctor Valdemar Antonio Rojas López; desde entonces hemos trabajado juntos”, nos compartió en entrevista con La Nación.

Conversamos en Tuxtla Gutiérrez, en la que en ese momento era la casa de campaña de Francisco Rojas, quien buscaba la alcaldía de la ciudad, y don Carlos se dio el espacio para recibirnos, ya que él también estaba en campaña como desde hace casi 40 años que ingresó al Partido. Durante su militancia ha participado en diversas labores partidistas y como funcionario público.

Uno de los textos que más le gustaron, recuerda, fue un poema que estaba en una compilación realizada por Calderón Vega que hablaba sobre Manuel Gómez Morin, al cual describía como “los hombres como él, como los cóndores, no son del peñasco en el que nacen sino del infinito en el que vuelan”, misma frase que después utilizó en diversas exposiciones, la cual acompañaba con una imagen del fundador del PAN.

A través de estos años la lucha ha sido difícil, ya que durante la época en que ingresó había persecución y agresiones, nos relata el ex diputado local, quien ha sufrido dos atentados e inclusive fue encarcelado a consecuencia de su militancia albiazul.

“En una ocasión nos dispararon e hirieron a dos compañeros que estaban a mi lado; en otra, un carnicero me aventó un cuchillazo, que si me lo da me mata, pero estaba un joven a mi lado y logró parar el golpe, a él le tocó y salió gravísimo, gracias a Dios está bien”.

Detalló que las agresiones fueron por la defensa que los panistas chiapanecos hacían de triunfos que les fueron robados por el PRI, “formamos un movimiento de lucha y el pueblo se nos unió porque nos daban la razón y sucedió en eventos públicos, lo del cuchillo fue cuando estaba arriba de un estrado y en ese momento traía el micrófono”.

Mientras llegaban a su memoria recuerdos de antaño, con un calor propio del sur en el mes de mayo, don Carlos nos compartió el agradecimiento especial que tiene hacia su familia por apoyarlo siempre, particularmente a su esposa, quien ha sido su incondicional en las batallas panistas durante sus 53 años de casados.

Nos platicó el tipo de amenazas que sufrían, como cuando el secretario general de gobierno lo llamó a su oficina, en donde encima del escritorio tenía las fotos de su esposa y sus tres hijos, “me preguntó qué si no me daba miedo que les pudiera pasar algo, mientras atrás de mí alguien limpiaba un arma. Era una técnica para asustarnos, nos querían detener esa lucha e ímpetu que teníamos”.

Odontólogo de profesión, ha ocupado diversos cargos partidistas y fue titular de la Casa de la Cultura cuando el doctor Paco Rojas fue presidente municipal de Tuxtla y hoy, a sus 77 años, sigue en la lucha democrática, “porque la democracia no es el resultado de una elección, es lograr un México en el que todos y cada uno de nosotros nos desarrollemos de acuerdo a nuestra capacidad, pero en igualdad de circunstancias”.

Alguien, continuó, me preguntó en una ocasión y ¿qué te ha dejado el PAN?, le dije con toda la convicción del mundo: me enseñó a reposar mi conciencia, quizá por eso duermo como si no debiera, eso es lo que me ha dejado Acción Nacional y lo he disfrutado, resaltó con orgullo.

Recordó también el conflicto armado indígena y la importante labor que después tuviera don Luis H. Álvarez. A su juicio, el levantamiento fue justificado: “los famosos acuerdos de Larráinzar fueron un derramamiento que no tuvo resultados, aún estamos esperando que se cumplan aquellos acuerdos para poder dar al pueblo indígena igualdad en circunstancias”.

Lamentó la injusticia social que muchos indígenas chiapanecos padecen, desde no tener baño ni agua para lavarse, así como perder la vida por no contar con los servicios de salud necesarios, ni medios para acudir a los privados. En ese sentido, dijo, el PAN siempre ha tratado de ayudar.

A los panistas, en particular a las nuevas generaciones, les recomienda firmeza y que cuando lleguen a puestos de poder lo hagan “con la conciencia de que son servidores públicos y que, si no, se queden en su casa, con sus hijos, en sus consultorios, que no se metan a la política porque por eso se nos echan a perder”; lamentó el chapulineo a MORENA, incluidos dos ex presidentes nacionales panistas.

Para terminar, parafraseó a don Emilio Camacho, quien dijo: “los invito a seguir continuando”. Sobre la frase, aclaró que alguna vez le dijeron que era un pleonasmo. “No, no es un pleonasmo. Es un grito de lucha, a eso invito a la política, a seguir continuando, hasta alcanzar ese ideal de Manuel Gómez Morin”.

Comentarios

comentarios