El legado legislativo de Acción Nacional en el siglo XX
Publicada el Mie, Jul 19, 2017

ideas fuerza

Por Javier Brown César.

Los historiadores han sido particularmente omisos en lo que se refiere a la importancia que Acción Nacional tuvo como pilar de la transformación de México en el siglo pasado. Nuestra historia patria está plagada de anécdotas de héroes y sediciones, de revoluciones y revueltas, pero no da cuenta cabal de las grandes ideas e instituciones. Así, Manuel Gómez Morin, que debería ser una referencia principal por su legado como creador de instituciones como el Banco de México, el Banco Nacional de Crédito Agrícola y la Escuela Bancaria y Comercial, ha sido injustamente relegado.

Una injusticia mayor se da en nuestra historia legislativa, en la que no se ha destacado, con el debido énfasis, el aporte de Acción Nacional para la construcción de las instituciones del siglo pasado y de este siglo. El PAN tuvo, en la XL Legislatura (1946-1949), sus primeros cuatro diputados, en las personas de Antonio L. Rodríguez, Miguel Ramírez Munguía, Juan Gutiérrez Lascuráin y Aquiles Elorduy.

En términos globales, la historia parlamentaria del PAN en el siglo XX comprende 50 años y 17 legislaturas, si consideramos que en la XLIV Legislatura (1958-1961), el Consejo Nacional del Partido decidió no aceptar los triunfos obtenidos en las urnas y retirar a sus legisladores electos, ante el descomunal fraude electoral.

Pocos saben que los primeros diputados de Acción Nacional fueron quienes propusieron, en 1947, una nueva Ley del Registro Nacional Ciudadano, con un registro de electores en el que se deberían inscribir mujeres y hombres, y se expediría una credencial de elector, que entre otras características tendría la fotografía y el domicilio del elector. Esta reforma no sólo contemplaba la credencial para votar como la conocemos hoy día, sino que proponía el voto activo para las mujeres; del mismo año data la propuesta para crear un Tribunal Federal de Elecciones.

El recuento pormenorizado del legado legislativo de Acción Nacional en el siglo pasado merece una seria investigación que abarcaría varios volúmenes, no obstante, deben señalarse algunas instituciones que en su época fueron propuestas por el Partido, entre las que destacan: el Servicio Nacional de Empleo (1968), el Instituto Nacional del Consumidor (1973), las comisiones de Derechos Humanos y de Asuntos Indígenas en la Cámara de Diputados (1985), el Instituto Nacional Pro Personas con Discapacidad (1994) y el Instituto de Promoción de Exportación (1996).

En materia de reforma política, además de la legislación electoral de vanguardia propuesta desde 1947, el PAN impulsó el fortalecimiento de la autonomía municipal, mecanismos de democracia directa en el municipio y disposiciones de transparencia y rendición de cuentas en los ayuntamientos (1946); propuso crear un Consejo de Gobierno para el Distrito Federal en 1966 y una reforma política para darle autonomía plena a la capital de la República y elegir a un Congreso Constituyente, en 1986. En lo relativo al Congreso de la Unión se propuso la ampliación de los periodos de sesiones en 1985 y la reelección de legisladores en 1996. En lo que respecta al sistema político se propuso regular el derecho de petición en 1968, la transmisión de los debates del Congreso de la Unión en 1985, la provisión de espacios en radio y televisión para los partidos políticos en 1987, la segunda vuelta electoral en 1989, la democracia participativa en 1996 y el voto de los mexicanos en el extranjero en 1998.

En materia económica, los legisladores de Acción Nacional propusieron, en 1966, reformas para proteger los derechos de madres trabajadoras, menores y aprendices, así como disposiciones diversas en materia de libertad sindical; la participación de los trabajadores en la propiedad de las empresas en 1972; una reforma constitucional para dar certidumbre jurídica sobre la propiedad de la tierra en 1975; legislaciones en materia de sociedades agrícolas y ganaderas en los 90, y la libertad de asociación a Cámaras de Comercio e Industria en 1983.

En materia social, Acción Nacional propuso, desde 1956, la constitución del patrimonio familiar. Por vez primera propuso, en 1986, derechos a la libertad religiosa, a la salud, al medio ambiente apropiado y a una vivienda digna y decorosa. También se presentaron reformas en materia de refugio (1989), personas adultas mayores (1998) y la celebración de contratos electrónicos en materia civil (1999).

En el ámbito de la seguridad y la justicia, se propusieron reformas para considerar al genocidio como un delito (1965), para contemplar la reparación del daño (1966), así como una Ley de Seguridad Pública para el Distrito Federal que ya preveía la profesionalización de las corporaciones encargadas de la seguridad pública, así como reglas para el escalafón, los incentivos y la capacitación del personal, en 1993.

En lo relativo a reformas a la administración pública, el PAN propuso la rendición de cuentas por parte de las empresas en que interviniera el Estado, organismos descentralizados o empresas de participación estatal en 1948; reformas en materia de auditoría y publicidad de las declaraciones de los servidores públicos en 1987, y una Ley del Servicio Profesional de Carrera en 1996.

Por último, para promover las transformaciones culturales de nuestro país, el PAN propuso por vez primera una reforma constitucional en materia de derechos humanos en 1983, la obligatoriedad de la educación primaria y el depósito legal en 1991, la regulación de las asociaciones religiosas en 1992, la donación altruista de alimentos en 1996, el fomento del libro y su producción en 1997, así como reglas de transparencia para el sector público en 1997 y reformas constitucionales en materia de derechos de los pueblos y comunidades indígenas en 1998.

Este rico legado legislativo nos lleva a valorar las trascendentales aportaciones del PAN para la conformación de ideas e instituciones hoy vigentes. Desafortunadamente, muchas de estas iniciativas fueron rechazadas en su momento por la mayoría oficialista; en caso de haber sido acogidas con generosidad, nuestro país sería otro. De manera similar, nuestra visión de la historia patria sería otra si hoy fuéramos capaces de recuperar el vigoroso y fundamental legado legislativo del PAN en el siglo XX.

 

Twitter: @JavierBrownC