El Fondo Minero como mecanismo para el fortalecimiento municipal
Publicada el Jue, Mar 21, 2019

Por María Juana Romero.

Desde la época de la Conquista la minería ha constituido una de las principales fuentes de ingresos económicos de nuestra nación, es una actividad con gran tradición en muchas entidades como Guerrero, Oaxaca, Querétaro, Chihuahua y Sonora. Sin embargo, ha significado también la explotación por largos años de los recursos naturales en los municipios del país.

Resultaba necesario entonces destinar parte de los ingresos que perciben las empresas mineras a las demarcaciones donde se extraen las sustancias. Fue así como, luego de la reforma fiscal de 2014, se establece obligatorio el pago de Derechos Especiales a estas empresas, pasando de más de 2 mil 90 millones de pesos recaudados en 2014 por este concepto a más de 3 mil 700 millones en 2017.

Generalmente, estos montos se destinaban a estados y municipios con minas por medio del Fondo para el Desarrollo Regional Sustentable de Estados y Municipios Mineros, contribuyendo así a la generación de obras de infraestructura que abarcaban la construcción y remodelación de centros escolares, la pavimentación de calles y caminos, o bien, la edificación de espacios públicos.

A pesar de lo anterior, el gobierno que encabeza López Obrador, como parte de las modificaciones que está llevando a cabo en diversas instancias de la administración pública federal, ha decidido un cambio sustancial en este Fondo al pasar su control de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano a la Secretaría de Economía, cambiar su nombre por el de Fondo para el Desarrollo de Zonas de Producción Minera y canalizar el monto del mismo a programas sociales en lugar de brindarlo a los gobiernos locales de los municipios donde están las minas.

El Presidente de la República anunció que se destinarán 3 mil millones de pesos de un total de 3.6 mil millones del Fondo Minero para el programa “Tandas para el Bienestar”, argumentando, como ha sucedido con otros casos como el de las Estancias Infantiles, que se trata de un mecanismo que provea de bienes directamente a la población.

Ante tales circunstancias, los gobiernos locales humanistas externamos nuestra preocupación por el retiro de estos recursos a los municipios mineros; hacerlo, desconoce el punto focal de nuestro sistema federal de gobierno que tiene como uno de sus principios el hecho por el cual el orden de gobierno federal destina recursos económicos de los recaudados durante el año a los demás órdenes de gobierno, tanto el estatal como el municipal, para que estos últimos cumplan con la tarea elemental de brindar a la población los servicios que requiere.

Nos manifestamos en favor de la postura de los gobernadores Javier Corral de Chihuahua y Alejandro Tello de Zacatecas que, en un ejercicio responsable de apoyo a los gobiernos de sus municipios, acudieron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a interponer una controversia constitucional en contra del Gobierno federal por la conducción de recursos del fondo minero para otros fines ajenos a los que inicialmente se habían proyectado para este.

Quienes formamos parte de la ANAC exhortamos al Presidente de la República a que modifique las reglas de operación del fondo minero a fin de que el recurso se siga destinando a los gobiernos locales y se inviertan estos montos, como ha venido ocurriendo, en obras de carácter general que beneficien a la totalidad de los individuos y no sólo a unos cuantos.

Los municipios son la esfera de gobierno más cercana a la ciudadanía; restarles presupuesto es limitar su campo de accion para generar planes y proyectos que permitan el desarrollo de las comunidades de nuestro país. Por el contrario, sumarles recursos y dotarlos de los medios para conseguirlos es un paso elemental hacia el fortalecimiento de México.

 

María Juana Romero es Presidenta Municipal de Nacozari de García, Sonora.

Comentarios

comentarios