El deseo de construir un México mejor
Publicada el Vie, Feb 17, 2017

limon tapia

Por Héctor Larios Córdova.

José Francisco “Pancho” Limón Tapia nació el 11 de julio de 1928 en Hermosillo, Sonora. Se casó con Evangelina Cota y procreó ocho hijos. Estudió la secundaria y una carrera comercial. Se dedicó a la actividad empresarial, a la ganadería y también fue comerciante en el municipio de San Miguel de Horcasitas, en donde presidió al PAN y fue síndico y regidor.

Fue candidato a diputado federal en 1994 y diputado de representación Proporcional en la LVI Legislatura (1994–1997). En esa legislatura integró las comisiones de Asuntos Indígenas, Fomento Cooperativo y Ganadería.

Su ingreso al Partido

“No sé ni cuando empecé formalmente en Acción Nacional. Estoy seguro que mis primeros pasos los di escuchando a mi papá. Adicionalmente, desde que era adolescente participaba en la Acción Católica de Sonora con el Padre Rangel, era muy devoto de Pío XI y nos enseñaban a combinar los valores de la iglesia con el quehacer político. Así que no me di cuenta, pero de repente ya estaba yo involucrado en las dos organizaciones, en el PAN y en la ACJS”, señala Pancho Limón en entrevista para La Nación.

Don Urbano Limón, padre de nuestro entrevistado, fue una pieza clave en el involucramiento de su hijo en la política, ya que fue un importante activista de la campaña de José Vasconcelos.

“A mi papá le tocaba desde llevar comida para la gente que ayudaba en campaña hasta otra serie de labores. Mi papá era un hombre decidido a que hubiera en México una revolución, desde el punto de vista de generar un verdadero cambio. Yo crecí entre la política de oposición, entre la influencia de mis padres y abuelos, y entre el deseo de construir un México mejor”.

Primera candidatura

“La primera vez que fui candidato fue como suplente de Leonardo Valdés, de Agua Prieta. Recuerdo bien que Gilberto Suárez Arvizu me animaba a ser candidato, repitiéndome una y otra vez que tenía yo muy buena voz. He de confesar que aunado a la prioridad que representaba ser esposo y padre de ocho hijos, también tuve miedo; por eso, no aceptaba tan fácilmente ser candidato. En aquella elección de 1967, Gilberto Suárez Arvizu fue el primer candidato del PAN a gobernador de Sonora”, comenta.

Años después, recuerda Pancho Limón, que los candidatos a diputados federales de entonces se inscribían ante el Consejo Estatal, que votaba y determinaba con base en la cantidad de sufragios obtenidos el orden en el que quedaban. Pancho era el Secretario General del PAN y quedó en el tercer lugar, de esta forma fue diputado federal (1994-1997).

“Lo logré gracias al lugar que obtuve en el Consejo Estatal, pero también gracias al “campañón” que hizo Diego Fernández. ¡Qué campaña hizo! Es un ser único en Acción Nacional”.

En la LVI Legislatura, Pancho integró la Comisión de Asuntos Indígenas. “La vocación indígena me llevó por toda la República y a otros países, me entregué mucho al tema que cobraba relevancia especial por el asunto del EZLN. Hubo 104 foros en el país y a la mayoría asistí. Me encantaba tomar la palabra, me gustaba mucho el tema, me habían concedido la responsabilidad en el Congreso de la Unión.”

Orgullosamente panista

Dentro de los logros que el PAN le ha dado a Sonora, señala, está en primer lugar el haber logrado en Hermosillo la primera alcaldía (1985). Pancho Limón apunta que posterior a esta campaña exitosa comenzaron a generarse otros sucesos como el de 1987 de Pancho Barrio, los señalamientos por los fraudes en Durango y lo de Rosas Magallón en Baja California.

Al preguntarle a nuestro entrevistado si ¿ha valido la pena estar toda la vida en el PAN?, responde: “Si volviera a nacer volvería a hacer lo mismo. La época más feliz de mi vida en el PAN fue cuando iba a lugares a hablar del PAN. Soy consciente de que quizá no lo hice tan bien, pero el auxilio de Dios influyó en esa satisfacción. Muchos en la Acción Católica me pedían que entrara a la política, ni siquiera porque me convirtiera yo en político, sino para aprovechar la posición y ayudar. A las futuras generaciones de panistas les digo que no olviden que en la vida lo importante, además de la familia, es la dignidad de la persona”.

 

Twitter: @LariosHector, @ExperienciaMex

Comentarios

comentarios