El desarrollo institucional de los gobiernos municipales
Publicada el Mie, Mar 21, 2018

Por Raúl Camacho Baños.

Es un hecho que los gobiernos municipales están predestinados a fungir como la base del desarrollo económico y social del país, siendo al mismo tiempo el puente existente entre los ciudadanos y las autoridades gubernamentales en el marco de una democracia representativa, plural y efectiva.

Para responder a las demandas, anhelos y necesidades colectivas de la ciudadanía en las circunstancias actuales, se requieren de administraciones públicas locales fuertes, en el sentido de que puedan atender sus obligaciones conferidas constitucionalmente y por sus legislaturas locales, lo cual es posible mediante el impulso del desarrollo institucional, que implica el incremento de sus capacidades administrativas, técnicas, económicas y directivas.

No obstante, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Institucional Municipal, construido por la Auditoría Superior de la Federación en 2013, solamente el 24.9 por ciento de los municipios en México cuentan con un grado alto y muy alto de desarrollo institucional en cuanto a su capacidad financiera, cobertura de los servicios públicos a su cargo, potencial administrativo y transparencia y rendición de cuentas, en contraste con el 30.7 por ciento que se encuentran en niveles bajos y muy bajos.

El diagnóstico que se tiene de los gobiernos locales en estos términos es que presentan síntomas de debilidad financiera, causada por la dependencia de sus finanzas públicas al sistema de transferencias federales a través de las Participaciones y Aportaciones Federales, y también por sus bajos niveles de recaudación que están ligados a un marco normativo que limita sus potestades para generar ingresos propios.

Existen deficiencias en el marco jurídico creado, modificado y aprobado por los cabildos, el cual carece de actualizaciones y adaptación a las nuevas realidades de los municipios, en cuanto a la definición de las facultades de los ayuntamientos y regulación de los servicios públicos que estén a su cargo.

En materia de seguridad pública, como uno de los servicios que deben prestar los ayuntamientos, gran parte de los municipios mantienen bajos niveles de control, confianza y capacitación del personal destinado a cubrir dichas funciones, ya que, de acuerdo con el INEGI, solamente el 55 por ciento de éstos no ha recibido cursos de capacitación y evaluación alguna. Esto también está presente en la insuficiente infraestructura y tecnología dirigida a la prevención y seguimiento de delitos.

Asimismo, se necesita de nuevas estructuras organizacionales de la administración que sean afines a todas las funciones que debe cubrir el municipio en México. La alta rotación de funcionarios que se da entre periodos de gobierno, al igual que los bajos niveles educativos y de experiencia del personal, son signos de la precariedad que vive el nivel local.

Los gobiernos humanistas que conformamos la ANAC tenemos claro cómo queremos consolidar instituciones que sean capaces de afrontar los retos del siglo XXI. Debido a esto hemos propuesto la creación de un ramo municipalista que sea incluyente en la distribución de recursos, así como la revisión de las etiquetas de los fondos que conforman a los ramos 23, 28 y 33 que tienen como destino a los municipios, y la eliminación de exenciones fiscales en el pago de derechos de uso de suelo e impuesto predial.

Se requieren de nuevos mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, que de la mano con la ciudadanía permitan vigilar y dar seguimiento a la implementación del dinero público bajo los principios de eficiencia, eficacia y economía, que contribuyan a alcanzar resultados en términos de lo que se plantea en sus planes y programas municipales.

En el tema de seguridad pública incentivamos la elaboración de programas de capacitación para elementos de policía preventiva, la adopción de sistemas de evaluación y control de confianza aplicados a los cuerpos policiacos municipales, ampliar el número de municipios que reciben el SUBSEMUN e incrementar los recursos federales transferidos a municipios para atender dichas demandas y la compra de equipamiento moderno.

Abogamos por una política integral de profesionalización y capacitación, que en la dinámica de un proceso permanente les facilite a los servidores públicos poseer las habilidades, actitudes y aptitudes necesarias para el óptimo desempeño de sus funciones, esto mediante la conformación de un fondo municipal en la materia, al igual que acelerar la implementación y funcionamiento de los servicios civil de carrera municipales.

El diseño de estrategias que abonen al fortalecimiento y desarrollo institucional debe hacer de la administración pública un sistema de gestión eficiente de los recursos públicos, dotando de las capacidades necesarias a los servidores públicos que integran a las dependencias y cabildos en el ámbito de sus funciones, garantizando más y mejores servicios públicos que se traduzcan en mejores condiciones de vida para la ciudadanía.

 

Raúl Camacho Baños es Alcalde de Mineral de la Reforma, Hidalgo.

Twitter: @RaulCamachoB

Comentarios

comentarios