El debate en internet
Publicada el Jue, Abr 26, 2018

Por Juan Pablo Adame Alemán.

El domingo 22 de abril se llevó a cabo el primer debate presidencial en México, la fecha es importante, pues constituye un hito en nuestra comunicación política. El formato de los debates anteriores (1994, 2000, 2006 y 2012) fue exactamente el mismo, una toma donde veíamos a los candidatos hablar sin ser interrumpidos para después pasar por una serie de réplicas que se perdían en el hilo de la conversación. Esta vez el INE lo hizo distinto, por primera vez tuvimos un debate más flexible, en donde los moderadores pudieron cuestionar y pedir claridad sobre los temas a discusión; lo primero que hay que celebrar es este nuevo formato que generó mayor interacción entre los candidatos y en consecuencia en el auditorio.
Bajo el contexto anterior quiero resaltar la reproducción que se dio del debate en las redes sociales. La plataforma más utilizada fue Facebook al lograr 2.3 millones de usuarios, en segundo lugar, Twitter con 850 mil, mientras que YouTube logró 188 mil espectadores. “La transmisión de Facebook Live fue compartida con 36 medios y plataformas digitales, alcanzando un total de 4.6 millones de visualizaciones y 535 mil interacciones. En total lograron más de 18 millones de interacciones entre las 6 de la tarde y 10 de la noche” . Los hashtags oficiales que fueron utilizados y promovidos por el INE fueron: #DebateINE y #DebateDelDebate. Durante toda la transmisión se logró una interacción de 659 mil menciones.
Nunca en la historia de nuestro país habíamos alcanzado tal penetración en internet de un debate presidencial, la atención generada por el evento político fue una grata sorpresa y esto hay que analizarlo con detenimiento ya que se rompen varios mitos:
 Los temas políticos no generan interacción en las redes sociales.
 Los debates en México son aburridos.
 A los jóvenes, que son los principales usuarios de internet, no les llama la atención la elección presidencial.
 El internet sigue siendo para una clase privilegiada.

La reflexión final sobre el debate la doy sobre estos cuatro mitos que se rompieron con el debate. Debemos ser más sensibles ante los comentarios que se vierten en las redes sociales, es cierto que hay mucha falsedad y quizá una que otra estrategia artificial para hacernos creer ciertas cosas en internet y para eso necesitamos verificar las fuentes, pero lo que no podemos negar es que hay usuarios que vieron el debate e interactuaron en las plataformas y que sin el internet sus comentarios se hubieran quedado en la sala de su casa. Necesitamos tomar este ejercicio con toda seriedad, pues faltan dos debates presidenciales más y la conversación digital sí puede cambiar un voto que ya estaba para uno u otro lado.

Comentarios

comentarios