El coronavirus en México
Publicada el Mar, Jun 23, 2020

Por María Elena Álvarez Bernal.

Muy pocos mexicanos recuerdan una pandemia que haya afectado a nuestro país. Alguno habla de la gripe o influenza española, pero quienes han vivido en esta época no podrán olvidar el CORONAVIRUS, una epidemia que ha alterado la vida de todo el mundo. Decir todo el mundo no es sólo una generalización, realmente sí ha afectado a TODO EL MUNDO.

Mi abuela, cuando sabía que alguien se había ido de viaje a Europa o a países más lejanos, decía “el mundo es un pañuelo” y explicaba que ahora se podía recorrer como si el mundo fuera de ese tamaño. Y es lo que pasó con la epidemia, recorrió el mundo a una velocidad que en otro tiempo no sería posible.

Recordemos que cuando inició la pandemia había personas que estaban lejos de su lugar de residencia y algunos tardaron meses en volver a su país porque se habían suspendido medios de transporte y los países cerraban sus fronteras para que no entrara el contagio. Estos viajeros si veían muy grande al mundo.

China fue foco de atención por darse allí la aparición de la pandemia y el resto de los países se empezaron a preocupar. Era un mal desconocido, no se tenían remedios ni vacuna y las personas que estuvieron donde surgió el brote, al salir a otros países, lo llevaron a ellos y pese a todas las medidas que se fueron tomando llegó al resto del mundo.

Los países empezaron a preparar hospitales, con gran diligencia y creatividad los adaptaron, improvisaron y construyeron a velocidades increíbles. Todos los países tuvieron que destinar a la pandemia recursos que estaban asignados para distintos proyectos. Se produjeron aparatos que no se tenían, pero que eran indispensables para salvar vidas.

El único medio disponible para evitar el contagio era el confinamiento. QUÉDATE EN CASA era la petición y casi una orden. Se cerraron las escuelas y los centros de trabajo, se suspendieron los transportes. Al ver ahora los resultados, los analistas concluyen que las medidas del confinamiento han sido muy acertadas para evitar más contagios y muertes.

Gran Bretaña estableció, y todavía está vigente, que todo viajero que llegue a su territorio deberá permanecer 14 días de encierro para asegurarse que no traerán el contagio. Esto ha molestado a las líneas aéreas y han pedido a las autoridades que se suspenda ese encierro. Lo cierto es que se tiene que valorar qué será más conveniente, si poner en riesgo la vida de las personas o evitar las pérdidas económicas.

El Banco Mundial considera que esta realidad llevará al mundo a una crisis económica mayor que la que se dio con la II Guerra Mundial en 1939-1945. Estima que nunca tantos países habían entrado en recesión al mismo tiempo, ni siquiera durante la Gran Depresión de 1929. “Esta será un crisis que seguramente dejará cicatrices y planteará gigantescos desafíos”. Se prevé que  entre 70 y 100 millones de personas puedan quedar por debajo del umbral de la extrema pobreza.

La epidemia no se ha ido, ni sabemos cuándo desaparecerá, pero lo cierto es que cuando termine, y ya desde ahora se está resintiendo, vendrá una crisis económica que afectará a un gran número de personas, especialmente a quienes ya tienen menos. Es necesario que todos los países, gobierno y ciudadanos, se preparen para ser solidarios, ya que se van a requerir múltiples acciones para que todos subsistan.

México se ha distinguido por su generosidad en tiempos de crisis, recordemos su comportamiento cuando sucedieron los terremotos. Esperamos que ante la depresión económica que se avecina todos podamos ser generosos para lograr atenuar el sufrimiento de los más necesitados.

 

María Elena Álvarez Bernal es Directora del Centro de Estudios para la Mujer Blanca Magrassi y Consejera Nacional del PAN.

Comentarios

comentarios