El cielo esperará
Publicada el Lun, Ago 28, 2017

Por Mabel Salinas.

Son francesas, aún no tienen 18 años, pero están dispuestas a dejar a su familia, unirse a la yihad y cometer algún ataque terrorista en pos del pueblo palestino y bajo la manipulación de ISIS. El mundo sufre de un desarraigo de valores tan espeluznante que este tipo de historias de adoctrinamiento, incitación terrorista por parte de células extremistas, es una realidad. Ante el incremento de jóvenes galos que han perpetrado ataques similares en su propia tierra, la cineasta Marie-Castille Mention-Schaar nuevamente muestra su preocupación por temas socio-políticos y de derechos humanos en “El Cielo Esperará” (Le Ciel Attendra). Su filme previo, “La profesora de historia” (Les héritiers), se centraba en una maestra que trataba de sensibilizar a sus alumnos adolescentes sobre el Holocausto.

La temática hacia la que ahora apunta es tan actual que forma parte de los titulares noticiosos y se desenvuelve a partir del seguimiento de dos chicas. Primero conocemos a Sonia Bouzaria (Noémie Merlant), quien en la primera escena parece una joven normal que mira al mar, pero pronto vemos que una noche la policía irrumpe en la casa de sus padres para detenerla, pues tiene vínculos terroristas y se le asocia con un posible atentado. Después es el turno de Mélanie Thenot (Naomi Amarger), chica modelo que se preocupa por su abuela, por causas sociales y que un día recibe una invitación en Facebook de un “amante de la libertad” que resulta ser un musulmán miembro de ISIS. Es a través de esta chica que veremos el modus operandi del grupo por medio del cual le lavan el cerebro a jóvenes vulnerables, las convierten al islam y las radicalizan.

Mention-Schaar no narra los eventos linealmente, sino que entremezcla los casos de Sonia y Mélanie a la par que expone el dolor de sus padres y aquellos de otros chicos que cayeron en el mismo precipicio. Algunos están desaparecidos, otros, como Sonia, fueron detenidos a tiempo. Estos progenitores asisten a un grupo de ayuda comandado por Dounia Bouzar, quien se interpreta a sí misma, ya que en la vida real es experta en estos adoctrinamientos. Sus diálogos son los que ofrecen más luces a la complejidad del problema, a los pasos que siguen los miembros de ISIS, las falacias que recitan y las tácticas con las que paulatinamente secuestran estas jóvenes mentes y voluntades, haciéndoles creer que su lucha es pro Palestina.

Sin embargo, los caminos de las dos jóvenes protagonistas son retratados con pobre verosimilitud. Son poco genuinos en la medida en que los cambios que sufren, aunque se retratan progresivamente, no tienen la suficiente profundidad como para creer que sus mentes realmente fueron suplantadas. ¿Cómo es que unas cuantas palabras fueron suficientes para que se convirtieran al islam, se pusieran jibabs y quisieran formar parte de la yihad? ¿Con tanto acceso a internet no podían cotejar sus “nuevas enseñanzas”? Además de estos detalles, la cineasta tampoco propicia la exploración de los descuidos parentales que hicieron a estas jóvenes proclives a convertirse en víctimas. Se limita a mostrar las consecuencias, el arrepentimiento y resquebrajamiento familiar.

Sin lugar a dudas, “El Cielo Esperará” es un filme con las mejores intenciones, aunque como producto cinematográfico tiene sus asegunes. Busca concienciar a padres y otros jóvenes sobre los peligros a los que se exponen al dejarse contactar por desconocidos en la red; no a las víctimas, sólo pone sobre la palestra temas alarmantes a modo de prevención, pues, como deja clara la cinta, hay poco que el gobierno puede hacer por los chicos que salen de Francia y llegan a Siria, en donde quedan a merced del domino absoluto de terroristas. Son vidas truncadas que tal vez nunca puedan rescatarse.

Mabel Salinas es Directora Editorial de enlaButaca.com y colaboradora de Cine Premiere. @mabsalinas @EnLaButaca

Comentarios

comentarios