El cambio inteligente
Publicada el Mie, Dic 20, 2017

Por Marco Antonio Adame Castillo.

Han iniciado las precampañas de los aspirantes a la Presidencia de la República y con ello la efervescencia y la expectativa que ha generado la cuarta jornada electoral presidencial desde la alternancia del año 2000. Esto nos permite advertir que las elecciones de 2018 representan no sólo el mayor desafío electoral en la historia de nuestra democracia sino la mejor oportunidad para impulsar el cambio de régimen y de sistema político que necesita el país.

Durante los últimos años, las reformas y ajustes a nuestro sistema electoral han unificado las jornadas electorales y han modificado las reglas de la competencia para favorecer la participación plural de las fuerzas políticas y de los ciudadanos. De tal manera que vamos a una elección inédita, caracterizada por el mayor número de elecciones simultáneas, las primeras candidaturas independientes a la Presidencia de la República y la formación de coaliciones electorales como mecanismo para asegurar el triunfo y la viabilidad de las propuestas de cambio.

El Partido Acción Nacional ha decidido participar con determinación para impulsar el cambio inteligente que demanda la población ante el agotamiento del sistema económico, político y social. Contra viento y marea, hemos logrado concretar y encabezar la candidatura presidencial de la coalición Por México al Frente y conformar una plataforma plural con la participación de los partidos coaligados, en aras de dejar claro lo que nos une y la manera en que vamos a lograr el cambio de régimen que proponemos.

No hay duda de que, al término de nuestros procesos internos, tendremos un candidato fuerte, comprometido y bien posicionado para ganar la Presidencia de la República y a los mejores candidatos para ganar las gubernaturas, alcaldías y la mayoría en el Congreso de la Unión. Para lograr esta hazaña política, será indispensable la mayor y la mejor participación de militantes y simpatizantes de nuestra coalición electoral, velar por la unidad y multiplicar las acciones de difusión, contacto y cercanía social a fin de generar un movimiento irreversible en favor de las mejores causas del país; un torbellino de cambio con rumbo del que nadie pueda escapar hasta lograr el triunfo electoral y la instalación de un gobierno de coalición respaldado por una mayoría estable en el Congreso.

Como adversarios tendremos, por un lado, al candidato de la continuidad, al representante del sistema corrupto y corruptor que queremos cambiar con una estrategia de simulación y de aproximación a las propuestas que el PAN ha impulsado a fin de ganar adeptos en nuestras filas y confundir a los ciudadanos, sembrando dudas y descalificaciones, y polarizando el ambiente electoral. Por el otro lado, al candidato de la regresión, a quien, con un catálogo de ocurrencias y propuestas viejas y fracasadas, pretende capitalizar el malestar social y hacer creer que con su triunfo se resolverán todos los problemas y se salvará el alma de México; un mesías iluminado dispuesto a todo para concretar su ambición reiterada, aún al precio de dar amnistía a los criminales, dividir al país con la lucha de clases, cancelar las reformas estructurales y comprometer el patrimonio del país.

Como puede verse, la misión no es sencilla, pero nuestra determinación y convicción de cambio democrático hará que se cumpla con creces. Por lo pronto, debemos concentrarnos en el proceso para elegir a nuestro candidato presidencial y en alcanzar los mejores acuerdos para la designación de los candidatos al Congreso; esmerarnos en sostener con claridad y contundencia la posición del PAN ante los grandes asuntos de la agenda nacional y prepararnos para desarrollar la mejor campaña, austera y alegre, para volver a ganar la confianza de los ciudadanos.

Como lo hemos dicho, el propósito no sólo es ganar las elecciones, sino cambiar el régimen y el sistema político. Para lograrlo es indispensable que el PAN y la coalición Por México al Frente sepan integrar un gobierno democrático y recuperar la confianza de los ciudadanos para que juntos, sociedad y gobierno, renovemos la política y construyamos un país más justo, más humano y más solidario.

 

Marco Antonio Adame Castillo es Coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales e integrante de la Comisión Nacional Permanente del PAN. Twitter: @MarcoAdame

Comentarios

comentarios