El asomo del autoritarismo
Publicada el Jue, Oct 18, 2018

Por Alejandro Ledesma Solórzano.

Luego de que el pasado mes de septiembre la mayoría de MORENA en el Senado de la República aprobara un acuerdo que reduce de 10 a sólo 5 minutos de tiempo en tribuna para que los legisladores presenten iniciativas y puntos de acuerdo, y únicamente un minuto para intervenir desde sus escaños, el GPPAN respondió con un rotundo rechazo y sus integrantes se colocaron cinta adhesiva en la boca para exponer su desaprobación.
“No llevábamos ni un mes, era la sexta sesión, la tercera semana de la LXIV Legislatura cuando ya se estaba cuartando la participación y los tiempos”, lamentó la senadora, Alejandra Reynoso, al mostrarse preocupada por la ejecución del llamado Acuerdo Mordaza en la Cámara alta.
Entrevistada en su oficina, la recién nombrada secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores, explicó a La Nación que de no impugnar dicho acuerdo en el próximo periodo no habrá tiempo para interpelar desde los escaños.
La legisladora reiteró la invalidez del argumento presentado por el presidente del Senado, Martí Batres, quien justificó la disminución de tiempos en pro de un debate ordenado.
“Para ordenar el debate no precisamente se necesita callar a la oposición. Buscamos llegar a un acuerdo por consenso y exponer por qué dichos tiempos son insuficientes para presentar una iniciativa o interpelar desde los escaños, pero el presidente fue intransigente”.
Refirió que, al vulnerar la libertad de expresión, MORENA se hace valer como una mayoría aplastante y simplemente intransigente, que no escucha, no debate, no es demócrata y no somete a votación.
Alejandra Reynoso precisó que el GPPAN acordó remitirse al artículo 76 de la Ley Orgánica y del Reglamento del Senado, para así poder hablar como lo establece el procedimiento.
“Ningún acuerdo, ni de Mesa Directiva, puede pasar por encima de leyes y reglamentos establecidos y aprobados en el seno del Senado, aunque lo sometieron al pleno, saben que no contó con la mayoría”, manifestó.
Asimismo, la guanajuatense dijo que al revisar las participaciones de los legisladores, la bancada de MORENA se extiende a más de cinco minutos en el uso de la palabra, violando así lo que ellos mismos acordaron; en cambio, a los senadores, principalmente panistas, inmediatamente se le pide concluir al minuto cinco.
Apuntó que el Acuerdo Mordaza es resultado de evidentes pugnas internas de MORENA, “sin duda existen otros mecanismos para que el trámite legislativo pueda hacerse más fluido, haya más participación y no se obstaculicen los tiempos de las senadoras y los senadores”.

Hacer valer el reglamento
Por su parte, el senador por San Luis Potosí, Marco Antonio Gama, secretario de la Comisión de Comunicaciones y Transportes, aseguró a La Nación que el llamado Acuerdo Mordaza se circunscribe a una triquiñuela que va más allá del propio reglamento del Senado.
“El Acuerdo Mordaza busca limitar los tiempos de intervención, cuando al Senado se viene precisamente a debatir y mediante la palabra hacer consistentes los razonamientos de lo que consideramos, desde la perspectiva de Acción Nacional, lo que es importante para nuestro país, a través de las iniciativas, puntos de acuerdo o de las propias participaciones que hacen cada uno de los senadores y senadoras”, afirmó.
El panista resaltó que el Artículo 76 del Reglamento del Senado se enfoca principalmente a que se respete el derecho de cada uno de los senadores y que, en este caso, se permite presentar en los tiempos reglamentados los temas que ya se enmarcan en las plataformas políticas.
“Haremos valer este Reglamento por encima de las intentonas y las triquiñuelas manejadas por MORENA, a través de los acuerdos que presente el presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres”.
Destacó que las grandes batallas y excelentes propuestas que ha generado Acción Nacional a lo largo de la vida parlamentaria, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, precisamente muestran su gran capacidad para debatir, “estaremos asumiéndonos como una oposición responsable, madura y que pondrá por encima los intereses de México”.

Alerta democrática
En conferencia de prensa, realizada el pasado 23 de septiembre, las senadoras y senadores de Acción Nacional advirtieron que el Acuerdo Mordaza es el asomo de un autoritarismo que ha comenzado por limitar la libertad de expresión, primero de la prensa, a la que llena de calificativos e insultos, y ahora de los integrantes del Congreso, a los que no quiere escuchar.
El senador Gustavo Madero señaló que en la Cámara alta se enciende la alerta democrática para todo el país. “MORENA confunde, pues ganar una elección no significa derrocar a un país y apropiarse de sus instituciones, de sus métodos democráticos, que es lo que están pretendiendo”.
El chihuahuense aclaró que, aunque pretendan tomar el control, la representación morenista en el Senado no es total, “ganaron con el 37 por ciento de los votos, se sienten los dueños absolutos y quieren imponer sus tiempos, términos y condiciones”.
En tanto, el Coordinador del Grupo Parlamentario, Damián Zepeda Vidales, apuntó que los ciudadanos y los legisladores no deben quedarse inmóviles ante esta imposición, ya que “violenta el derecho fundamental a argumentar y defender puntos de vista en el parlamento, y contradice la voluntad de la ciudadanía que votó por la integración plural de este órgano legislativo”.
Agregó que el Grupo Parlamentario del PAN rechazaba tajantemente la imposición de este arbitrario Acuerdo, que fue subido tramposamente de último momento, porque secuestra el derecho elemental de los legisladores a exponer sus ideas y refleja que el partido mayoritario tiene miedo de un verdadero debate.
Cabe recordar que en la sesión -jueves 20 de septiembre-, el GPPAN optó por abandonar el salón de sesiones, estableciendo que no se trata de una cuestión de minutos, sino de un asunto de fondo que pone en riesgo premisas esenciales de la convivencia política en una democracia, como es el debate y la discusión de ideas en temas fundamentales para el país.

¿Qué dice el Artículo 76 del Reglamento del Senado de la República?

1. Los senadores hacen uso de la palabra en tribuna, previa autorización del Presidente, de acuerdo con el Orden del Día, para los siguientes efectos y sujetándose a los tiempos que para cada caso se indica:
I. Presentación de iniciativas, hasta por diez minutos;
II. Presentación de dictámenes a nombre de las comisiones, hasta por diez minutos, excepto cuando se trata de reformas constitucionales, en cuyo caso se cuenta hasta con quince minutos, en una o varias intervenciones;
III. Presentación de voto particular, hasta por diez minutos;
IV. Posicionamiento de grupo parlamentario, hasta por diez minutos;
V. Intervenciones en contra o a favor, hasta por cinco minutos;
VI. Respuestas a preguntas que se le formulen durante su intervención, hasta por tres minutos, adicionales a la misma;
VII. Referencia a alusiones personales, hasta por cinco minutos;
VIII. Rectificación de hechos, hasta por cinco minutos;
IX. Formulación de proposiciones con punto de acuerdo, hasta por cinco minutos;
X. Intervenciones en agenda política, hasta por diez minutos; y
XI. Conmemoración de efemérides, hasta por diez minutos.

2. Los senadores hacen uso de la palabra desde su escaño, previa autorización del Presidente, por no más de tres minutos, en los siguientes casos:
I. Para formular observaciones al Orden del Día;
II. Para realizar precisiones al acta de la sesión anterior;
III. Para presentar mociones;
IV. Para formular preguntas al orador en tribuna;
V. Para solicitar aclaraciones de procedimiento, rectificación o ampliación de turno; y
VI. Para solicitar verificación del quórum.

Comentarios

comentarios