“Ejerceremos la función de contrapeso en el Legislativo”
Publicada el Vie, Jul 20, 2018

Por Laura Vega.

Frente al escenario estaban ex presidentes del PAN, coordinadores de los grupos parlamentarios en el Congreso de la Unión, asesores, amigos y equipo, quienes esperaban lo que sería el último mensaje del 1 de julio de Ricardo Anaya Cortés.
Para evitar tapar a la prensa, en el auditorio de un hotel de la Ciudad de México, se sentaban en el suelo. Rubén Aguilar bromeaba con Jorge Castañeda, quienes parecían juveniles al sentarse en cuclillas, mientras que Cecilia Romero y Marko Cortés se acomodaban en flor de loto.
Una vez en su sitio, el candidato de la coalición Por México al Frente salía flanqueado por su esposa, Carolina Martínez Franco, y los presidentes del PAN, Damián Zepeda; del PRD, Manuel Granados, y de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado.
“Ninguna democracia funciona sin demócratas, por eso, porque creo en la democracia, porque soy un demócrata, digo hoy, ante las y los mexicanos que la información de los resultados con la que cuento me indica que la tendencia favorece a Andrés Manuel López Obrador.
“Como ya lo hice vía telefónica hace unos minutos que hablé con él, reconozco su triunfo, le expreso mi felicitación y le deseo el mayor de los éxitos por el bien de México”, subrayaba Anaya.
Al unísono, su equipo, colaboradores y amigos coreaban “¡Anaya, Anaya!”.
Y es que en la elección del pasado 1 de julio, Ricardo Anaya alcanzó 22.2750 por ciento de los votos.
Sin demeritar el triunfo de su oponente, no dejaba de resaltar una de las mayores y más sucias estrategias que realizó el Gobierno federal en su contra durante la campaña. “Con la misma transparencia, debo reiterar que el Gobierno federal uso facciosamente a la PGR y a otras instituciones para golpear mi campaña y lastimar mi candidatura.
“Si queremos que nuestro país sea verdaderamente democrático, esto no debe volver a suceder”, advertía.
Más adelante, esbozaba a los espectadores la nueva tarea que asumirán desde la oposición:
“Defenderemos todos y cada uno de nuestros triunfos, gobernaremos ahí donde la gente nos dio su mandato y ejerceremos la función de contrapeso en el legislativo, sin la cual no hay democracia que valga”.
Al próximo Presidente de la República le puntualizaba que en las causas comunes contará con su apoyo, pero en la agenda que disiente encontrará una oposición firme y frontal, al igual que institucional y democrática.
Tras agradecer a los votantes, a su familia y a los líderes de los partidos que lo postularon, finalmente les pidió que nadie se rinda y sigan adelante con la frente en alto, pues como decía Maquío, “sólo está derrotado aquel que ha dejado de luchar, y nosotros por amor a México seguiremos en pie de lucha”.
Al final del mensaje, los aplausos retumbaban en la sala y sus colaboradores se abrazaban unos a otros en señal de despedida.

Comentarios

comentarios