Editorial
Publicada el Jue, Nov 26, 2020

Por Marko Cortés Mendoza.

En nuestra revista de noviembre el tema principal es el COVID-19 y las más de 100 mil víctimas que por negligencia criminal se acumulan en México. Somos uno de los países que peor ha reaccionado frente a la amenaza en todos los sentidos: pocas pruebas, camas vacías en hospitales porque no admiten a los enfermos y más personal del sector salud contagiado por falta de insumos adecuados, y esto se traduce en que ya son más de 100 mil familias en luto. Si el Gobierno federal hubiera hecho lo correcto adoptando las recomendaciones de la OMS, promoviendo de manera seria el uso de cubrebocas, haciendo pruebas masivas de detección para la mitigación y atención oportuna de los contagiados, muchas vidas se hubieran salvado. No cabe duda que así como desde la política se puede hacer una gran diferencia en positivo también se puede hacer mucho daño.

El mal manejo económico es otro de los temas más notorios en los pasados días. Desde la cancelación de 109 fondos y fideicomisos, incluyendo algunos sumamente importantes como el FORTASEG, con el que se capacitaban y equipaban las policías locales o el FONDEN, que se utilizaba frente a desastres naturales. Después fue la aprobación del presupuesto más centralizado del México moderno. La reducción sin precedentes de recursos a la salud, al campo, ganadería y pesca, al deporte, ciencia y tecnología, la reducción de inversión en infraestructura productiva y para mantenimiento de carreteras, el grave recorte a estados y municipios, contrastando con el aumento sin sentido de presupuesto a obras como la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya, que hacen evidente la ideologización de las decisiones del Gobierno federal, que simplemente ya se desconectó de la realidad y no entiende las prioridades de la mayoría de las mexicanas y mexicanos.

Otro de los aspectos que se abordan en nuestra publicación es la forma en que la corrupción no sólo sigue existiendo sino que cínicamente está peor que nunca, manejando programas clientelares en total opacidad y con un centralismo muy preocupante en la figura presidencial. Solamente con la eliminación de los fideicomisos se le dieron casi 70 mil millones de pesos más al gasto opaco del Ejecutivo, entre muchos otros más recursos que han sido reasignados y muchos otros escándalos de corrupción, como las adjudicaciones directas o los escándalos de familiares y los colaboradores cercanos a López Obrador.

Cada día estamos más cerca de la elección en la que debemos recuperar los equilibrios democráticos e institucionales de México. En Acción Nacional celebramos la decisión de que será la elección con mayor paridad de la historia, estamos para enfrentar los retos con mujeres y hombres comprometidos con nuestro país.

 

Marko Cortés Mendoza

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional

Comentarios

comentarios