Editorial
Publicada el Jue, Abr 26, 2018

Por Damián Zepeda Vidales.

En las elecciones del primero de julio nos jugamos el futuro de México, de los próximos 25 años. Así de trascendentes son los días que nos restan de campaña, queridos amigos, tenemos que conquistar a la población que cree que nuestro país tiene que enfrentar los retos con ideas innovadoras y soluciones modernas.

Así como las personas que creen que las cosas no van bien, que el régimen político le ha fallado a México, que el sistema en sí mismo le ha fallado a los mexicanos, que el presidencialismo está agotado, nosotros no creemos que una sola persona va llegar al poder y cambiará las cosas. Por eso, en Acción Nacional sumamos fuerza con el PRD y Movimiento Ciudadano, y estamos planteando un Gobierno de Coalición que va a lograr que el bienestar sea para todos.

Si logramos una mayoría en la Cámara de Diputados y Senadores se podrán sacar adelante las reformas que se requieren para alcanzar más rápido los objetivos sociales contra la pobreza, la inseguridad y el desempleo.

Estoy convencido que, de la mano de la sociedad civil, cambiaremos a México. Desde el inicio de la campaña hemos contrastado dos visiones: resolver los problemas del presente y mirar al futuro con nuestro candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, o regresar a prácticas del pasado con Andrés Manuel y sus ideas viejas y fracasadas, que donde se han implementado han generado pobreza.

La coalición ya ha demostrado que sabe gobernar con eficacia y ello constituye una de nuestras cartas de presentación para pedir a los ciudadanos la oportunidad de gobernar el país.

Los estados gobernados por partidos que integran la Coalición crecen 10 veces más que los que gobiernan el PRI y el Verde que, por cierto, todas las encuestas dejan en claro que su candidato ya está rezagado, sin ninguna posibilidad estadística de ganar.

Nos encontramos en un momento clave. Afortunadamente, contamos con gente muy valiosa que trabaja con el corazón para lograr que este cambio con visión de futuro sea posible, pero no podemos confiarnos, es momento de, como tradición panista con suelo, sudor y saliva, salir a buscar el voto para después llevar oportunidades a los mexicanos.

Finalmente, el debate entre los candidatos presidenciables confirmó que, con las mejores propuestas, Ricardo Anaya es la opción de futuro para México. Nuestro candidato triunfó con claridad y dejó en claro que la opción que representa López Obrador es una regresión al pasado, un pasado al que los mexicanos no queremos volver. De cara al futuro vamos todos con Ricardo Anaya. ¡Juntos hasta la victoria!

Damián Zepeda Vidales

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional

Comentarios

comentarios