Editorial
Publicada el Vie, may 19, 2017

mano pluma editorial

Por Ricardo Anaya Cortés.

Amigas y amigos panistas:

Estamos en pleno cierre de campañas en Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz. Es el momento más delicado, más emocionante y, también, el más difícil. A la alegría del encuentro con los ciudadanos que anhelan un cambio para sus estados, se suma la inquina de los adversarios que reparten calumnias en vez de asumir responsabilidades.

Llegó el momento de derrotar a los oponentes con triunfos limpios, nacidos de la voluntad ciudadana. Pero sobre todo, llegó el momento de acabar con los lastres que nos impiden avanzar: la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la pobreza.

Hoy como siempre, tenemos las mejores armas: nuestros principios y valores, y nuestra voluntad de servir a México. Tenemos también a los mejores candidatos y las mejores propuestas. Con esas armas nos disponemos a hacer realidad la máxima que nos legó Carlos Castillo Peraza: convencer para vencer.

Vamos a convencer con las ideas y con el ejemplo. Vamos a vencer con el convencimiento de los ciudadanos. Con ellos formamos una gran alianza. Por ellos trabajamos. Para ellos haremos gobiernos honestos y eficaces.

La unidad de todos los panistas cambiará el futuro de Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz, y nos acercará a la siguiente meta: cambiar a México en el 2018. Regresaremos a Los Pinos para servirle con honestidad y transparencia a los mexicanos.

Nos preparamos para ello. En la primera reunión del nuevo Consejo Nacional dimos continuidad a nuestra vida democrática interna y conformamos la Comisión de Plataforma Electoral 2018. Los integrantes de dicha Comisión se encargarán de que el PAN cuente con una plataforma sólida, viable y congruente con las necesidades del país y las aspiraciones de los mexicanos.

Tenemos tres prioridades clarísimas: acabar con la corrupción, para tener gobiernos honestos y transparentes; luchar contra los privilegios, para que haya en México igualdad de oportunidades; y acabar con la impunidad, para vivir en un auténtico Estado de Derecho. Sólo de esta forma recuperaremos la paz y la tranquilidad, habrá prosperidad, crecimiento, salud y educación de calidad.

Estas prioridades son permanentes, más allá de los triunfos electorales. Son nuestra razón de ser y nuestra aportación a la vida pública de México. Nacimos demócratas y en el mejoramiento constante de nuestra democracia está el motor que nos impulsa a ser, bajo cualquier circunstancia, el mejor partido político de México.

 

Ricardo Anaya Cortés

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional

Comentarios

comentarios