Discursos, promesas, pocas realidades
Publicada el Jue, Feb 22, 2018

Por Juan Pablo Adame Alemán.

Con bombo y platillo, el 25 de noviembre de 2013 el Presidente de la Republica, Enrique Peña Nieto y su entonces coordinadora de estrategia digital, Alejandra Lagunes, presentaron la Estrategia Digital Nacional en el Museo de Antropología.
Entre grandes discursos y como es costumbre, muchas promesas, a pocos meses de las elecciones de 2018 nos damos cuenta que la supuesta intención por parte del PRI-Gobierno de digitalizar al país simplemente fracasó, se quedó corta, sin resultados y con pocas realidades.
De entrada, lo que dicha Estrategia Digital Nacional planteó fue otorgar computadoras a los niños de quinto y sexto grado de primaria. ¿Computadoras?, ¿por qué?, ¿cómo? o ¿de dónde?
Cabe señalar que un programa educativo va más allá de meter computadoras a las aulas, ya que un dispositivo no es suficiente para darle desarrollo tecnológico a la escuela o al alumno.
Lamentablemente, la computadora que fue entregada a los niños fue sólo para fines electorales y ahí están los resultados: de mil millones de pesos
que se destinaron durante el primer año de ese programa, posteriormente disminuyó a 200 millones de pesos hasta que desapareció, ni un solo peso fue destinado en 2018.
¿Y esto qué significa? Que sólo fue para cumplir una promesa de campaña, para pagarle a un proveedor, de esos que financiaron la campaña de Peña Nieto y la educación de los niños ¡bien gracias!
Otro de los fracasos de la Estrategia Digital Nacional fue el Expediente Clínico Electrónico, el cual sería implementado en el sector salud para que
todo mexicano contara con el propio y se agilizaran las consultas de farmacia y hospital. Lamentablemente, tampoco se dio y el dar información personal de padecimientos y alergias sigue siendo una práctica común.
Respecto al tercer fracaso de la digitalización del país, el Gobierno federal aseguró también que la ciudadanía tendría la posibilidad de sacar su pasaporte y otro tipo de documentos en línea, de manera gratuita; sin embargo, esto no sucedió del todo, puesto que se compró un mal software, tan inútil que a la fecha únicamente se puede solicitar cierta documentación por teléfono.
Esta serie de fracasos en la digitalización de México es consecuencia de un desinterés claro por parte del PRI-Gobierno y específicamente por parte de su misma impulsora, Alejandra Lagunes.
Ahora que se sumó a la campaña de José Antonio Meade, ¿a qué se dedica?, a lo mismo que se dedicó durante la campaña de Peña Nieto: operar los peñabots, dar likes por todas las publicaciones y generar iniciativas sin sentido.
Esos son los resultados en materia de digitalización y mientras países como Chile, Colombia y Corea avanzan, México se queda con promesas incumplidas.

Propuestas:
Para el próximo sexenio, Acción Nacional plantea tres cosas muy importantes sobre este tema:
1. Infraestructura suficiente para la conectividad en todo el país.
2. Cerrar la brecha digital, que todos aquellos que tienen la posibilidad de tener acceso a Internet lo puedan tener sin dejar a un lado a las comunidades más alejadas.
3. La usabilidad. De nada sirve tener infraestructura y conectividad en toda la República si cuando se accede a la Red se da prioridad a redes sociales como Facebook.

Lo que realmente requerimos son habilidades digitales en la educación, en la salud y en la cultura, para que se pueda desarrollar este gran motor que es la revolución de Internet, la revolución en la era digital y que hoy el gobierno de Peña Nieto nos deja con una gran deuda.

Comentarios

comentarios