Desastre en el ámbito económico
Publicada el Lun, Nov 25, 2019

Por Andrés Castro Cid.

El senador de la República por el PAN, Damián Zepeda Vidales, aseguró que el actual gobierno morenista, a un año de su administración, ha sido un desastre en el tema económico; “el crecimiento del país se encuentra estancado en cero por ciento y no hay una institución seria que pueda decir que México alcanzará el uno por ciento”.

El político sonorense lamentó que el gobierno siga enviando mensajes de incertidumbre a los mercados y lo poco que invierte lo destina a malos proyectos, como la refinería en Dos Bocas; ¿quién en su sano juicio invierte en una refinería?, nadie, además por todos lados está mal planeada, sostuvo.

“A esto hay que sumarle el Tren Maya y la cancelación del aeropuerto de Texcoco, todas las inversiones anunciadas no son proyectos que muevan la economía y esto es una pésima noticia para el país”.

En entrevista para La Nación, Zepeda Vidales propuso que ante este panorama de incertidumbre económica generado por el gobierno morenista, lo primero que se debe hacer es dejar de tomar malas decisiones y hacer caso a los criterios técnicos y no a sus caprichos.

Lo segundo, precisó, es hacer un buen plan de inversión para motivar la economía, dedicar el dinero a proyectos que sí puedan impulsar la productividad del país y, en tercer lugar, dejar de ver a las empresas como enemigas.

El senador por Acción Nacional insistió en que la clave para activar la economía en el país es dar certeza, no crear miedo a quién invierte, ya que el generador de empleo en el país son las empresas.

Finalmente, el integrante de la Comisión de Gobernación en el Senado destacó que es momento para que el Gobierno federal nos escuche a todos, “puesto que en Acción Nacional estamos para ayudar y a construir, queremos que le vaya bien a México, pero se tienen que hacer bien las cosas, ese es el PAN, un partido responsable”.

No hay inversión

“Una recesión se caracteriza porque no hay consumo, porque no hay inversión y porque no hay gasto del gobierno. Actualmente, la inversión tanto pública y privada, en el último trimestre cayó 2.5 por ciento en el país”, aseguró Hernán Ahuja Domínguez, investigador en temas económicos de la Fundación Miguel Estrada Iturbide.

En entrevista destacó que en temas de la inversión pública el principal indicador para generar crecimiento, en su último registro, arroja sólo un 14 por ciento, es decir, el gobierno no está gastando y si el gobierno no gasta no impulsa desde lo interno al mercado.

Cuestionado sobre las señales de incertidumbre que está mandando el actual Gobierno federal y la supuesta responsabilidad de los gobiernos anteriores ante el nulo crecimiento económico, Ahuja Domínguez consideró que no es real este razonamiento, ya que el actual gobierno no ha generado la certidumbre al capital extranjero para poderse mantener.

“La primera señal que dio el gobierno al principio del sexenio fue cancelar la obra del NAIM, además de que la Ley de Amnistía a los criminales también generó incertidumbre al capital extranjero porque no saben de qué manera el Gobierno federal va a manejar esa ley”, subrayó.

Al abordar el tema de la recaudación, el especialista explicó que la Reforma Fiscal de 2014 tenía un corte recaudatorio y significó incrementar la tasa del ISR a las personas morales, a las empresas y a las personas físicas, pero además atacó sectores importantes, se quitaron incentivos fiscales a las empresas en términos de la deducibilidad de activos fijos.

Añadió que en su momento se dijo que era una reforma fiscal tóxica, regresiva y las consecuencias de aquel 2014 las estamos viendo ahorita porque no hay un régimen fiscal en el cual las empresas y las familias se puedan apoyar, el Gobierno federal además de que no gasta, no gasta porque no hay dinero.

Ante el panorama de una posible crisis económica, el investigador aseguró que la obligación del gobierno es activar medidas de política contracíclicas, que están directamente vinculadas al tema fiscal, “no se aprovechó la oportunidad con la Ley de Ingresos y el paquete económico como tal va a cojear, porque si las empresas no encuentran certidumbre jurídica ni certidumbre fiscal, el capital va a seguir saliendo o ya no va a seguir reinvirtiendo”.

El especialista recomendó aumentar el envío de recursos a las entidades federativas y, sobre todo, gastar con transparencia. “En el último reporte de México Evalúa se señala que del total de los programas sin reglas de operación la suma asciende a 402 mil millones de pesos”.

Es una cantidad muy grande de recursos que se manejan sin transparencia ni rendición de cuentas, sin reglas de operación, tal parece que tenemos un gobierno que quiere controlar el recurso bajo la justificación de que lo moral solamente está con ellos, indicó.

Finalmente, insistió que el panorama no pinta bien, pero la idea es que el gobierno reconozca que está cometiendo ciertos errores y corrija el rumbo.

Comentarios

comentarios