Daniel Ávila, incansable luchador por la democracia en Yucatán
Publicada el Lun, Feb 24, 2020

Por Andrés Castro Cid.

“En varias ocasiones intentaron matarme, una de ellas fue cuando me trasladaba en moto desde mi pequeño rancho en Tizimín. Eran las 8 de la noche cuando se me ponchó una llanta a la altura de la carretera que venía de Río Lagartos, en ese momento me percato que me seguía una camioneta”, en esta parte del relato los ojos de don Daniel Ávila hurgaban en los alrededores del lugar donde nos encontrábamos, como si buscara los detalles de ese momento difícil de su vida.

“El conductor bajó de su camioneta, se me acercó y me gritó: Ah, eres tú, hijo de tu… panista, aquí se te acabó tu suerte, esta persona regresó a su camioneta, sacó un rifle, pero yo me tiré al monte, porque era muy tupido y me empezó a disparar, pero nada me sucedió y gracias a Dios aquí estoy vivo”.

Lo anterior es una de las muchas anécdotas de don Daniel José Ávila Aranda, histórico panista, oriundo de Mérida, Yucatán, pero que después se trasladó y trabajó por Acción Nacional en el municipio de Tizimín, lugar donde enfrentó el caciquismo del partido dominante en México durante décadas, el PRI.

Durante una visita que realizó el equipo de reporteros de La Nación al estado de Yucatán para platicar con don Daniel, nos comentó que desde muy joven decidió ir a “muchas partes de los Estados Unidos” y a los 25 años regresó a México, en donde descubrió con ingrata sorpresa que la gente vivía en pobreza y en el abandono, “y esto me llamó a luchar por las personas que sufren el olvido, con la falta de un salario justo, además de que en el campo vivir es más duro porque el sol quema, la lluvia moja muy fuerte y se llega a enfermar la gente”.

Ante esta situación tan vulnerable de los habitantes yucatecos, don Daniel comentó que se acercó al PAN por medio de la lectura, le sorprendió muy fuerte el hecho de que para Acción Nacional es importante el respeto de la dignidad de la persona, la lucha por el bien común, como decía Gómez Morin, la lucha por la brega de eternidad, una lucha continua, sin parar.

Con el orgullo reflejado en su rostro, recordó los momentos en que convocaba a hacer una caminata, empezaba con 300 personas y al terminar en la Plaza Principal de Tizimín había 3 mil personas conmigo. Hacía plantones para defender causas justas de los habitantes.

Con lágrimas en los ojos rememoró una llamada que recibió de don Luis H. Álvarez, quien era presidente del CEN del PAN en ese entonces, y quien le pidió que fuera diputado federal del Partido.

“Le pregunté, ¿por qué don Luis?, y él me respondió: porque te lo mereces, esa caminata que hiciste, caminaste 200 km hasta llegar al Consejo Electoral, no cualquiera lo hace, te lo mereces”.

Otra cosa que lo hace sentir orgulloso en su vida partidista fue cuando compartió su experiencia al frente de la Comisión de Pesca y luchó por llevar una cámara hiperbárica a la zona de Río Lagartos, en donde se morían los pescadores a causa de sus inmersiones constantes.

Un día me acerqué al entonces Presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, para hacerle esa petición, cuando quise sacar los papeles frente a él me encañonaron sus guardaespaldas. Espérense, dije, voy a entregar papeles al Presidente, la petición para una cámara hiperbárica en Río Lagartos. Salinas me respondió: me gusta la manera en que usted se expresa, lo único que no me gusta es el partido al que pertenece. Y mi respuesta fue: soy de un partido que lucha.

Carlos Salinas respondió: señor legislador, tendrá usted en un mes su cámara hiperbárica, se va a llevar a Río Lagartos. Finalmente, la cámara la llevó la esposa del Presidente, no me invitaron, ellos invitaron a su gente, a los del PRI.

También tuve que hacer una huelga de hambre por 15 días para que me entregaran recursos para mejorar las condiciones y la producción del campo.

“Un día Fernando Ortiz Arana se acercó para preguntarme, ¿qué haces tú aquí?, ¿no está enterado usted señor Arana?, respondí”.

Ortiz Arana en ese momento era Presidente de la gran Comisión y me dijo: no señor legislador, te vas a morir, ¿sabes quién soy?, sí lo sé, dije, por eso te estoy suplicando por mi vida. Y, finalmente me dijo: mañana tienes todo lo que estás pidiendo. Es así como mi lucha empezó a germinar.

Ellos se robaban, los gobernantes de ese entonces, les quitaban recursos a todos los productores para no darles esos apoyos para siembra del campo, para comprar la maquinaria que necesitaban, lamentó.

En el marco del 80 aniversario don Daniel afirmó que “el PAN tiene que empezar a ponerle un hasta aquí a ese presidencialismo y para ello nos debemos preparar. Porque quieren dividirnos para que el PAN se vaya cayendo, el PAN es fuerte, realmente es la verdad, es una cosa que lo debemos llevar en el corazón, porque no hay otro PAN. La idea es que Acción Nacional debe unirse y luchar en contra de la situación actual del país”.

Comentarios

comentarios