Cuando se confunde la crisis con mala gestión gubernamental
Publicada el Vie, Feb 23, 2018

Por Eugenia Islas.

Uno de los males que aquejan constantemente a algunas organizaciones son las crisis recurrentes, pero existe otro aún peor que tienden a padecer las instituciones gubernamentales y que, si bien el término no es un tipo de crisis como tal, se les conoce como “crisis eternas”.
Hay que recordar que una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso y ésta puede ser tanto física como simbólica. Únicamente existen dos tipos de crisis: las crisis no evitables o accidentales -cuyo origen muchas veces se encuentra en la naturaleza o en la fatalidad, y entre ellas se encuentran los desastres naturales o accidentes- y las crisis evitables -que son situaciones que podrían ahorrarse mediante una actuación eficaz y cuyo origen se encuentra normalmente en acciones humanas.
No obstante, existe en los gobiernos una tendencia a llamar “crisis” a toda aquella situación que sale de control, lo cual es completamente incorrecto, pues si comenzáramos a comparar los casos, su definición y categorías, caeríamos en cuenta de que un gran porcentaje de esas situaciones no entra en los parámetros de una.
Una situación complicada o de escasez también es una crisis, hay que dejar claro de que en realidad no existe la categoría de crisis eterna o permanente, de lo que se trata es de una deficiente gestión gubernamental.
Lo que generalmente pasa frente a este tipo de situaciones es que los tomadores de decisiones deciden cambiar la percepción de ineficiencia con comunicación. Y si bien, ésta puede cubrir por algún tiempo las deficiencias, no deja de ser una solución cosmética y tarde que temprano el problema de fondo saldrá a flote y es posible que con un aumento significativo en la percepción de su magnitud.
No es cambiando la comunicación sino corrigiendo la gestión a través de cambios sustanciales en la manera en que se toman las decisiones, pero sobre todo, en la manera en que se ejecutan y no regresando a las malas prácticas, como se logra salir de una mala gestión gubernamental. Resolviendo el problema de fondo la percepción cambia y sólo se requerirá hacer ajustes mínimos en la manera de comunicarlos.

__________________________________
1 La gestión gubernamental comprende todas las actividades del gobierno, que implica el establecimiento de metas y objetivos, así como la evaluación de su desempeño y cumplimiento; además del desarrollo de una estrategia operativa que garantice la supervivencia.

Comentarios

comentarios