Cristianos perseguidos: apatía internacional
Publicada el Mie, Abr 22, 2015

Por Carlos J. Guízar.

Cada vez es más común enterarnos sobre los actos violentos, de barbarie e intolerancia del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS por sus siglas en inglés) contra poblaciones enteras de cristianos, cometiendo asesinatos brutales, arrasando poblaciones enteras y haciendo secuestros masivos.

Los ejemplos de la brutalidad de este grupo extremista, antes integrante de Al Qaeda, son bien conocidos por la sociedad internacional, ya sea por las redes sociales o los medios de comunicación, como sucedió con el video en el que se muestra cómo un integrante de ISIS decapita al periodista estadunidense James Foley en agosto de 2014; el secuestro de 300 cristianos asirios en comunidades cercanas al río Khabur en Siria, mientras que además profanaban templos y destruían todo a su paso en febrero de este año o como sucedió en Libia días después, en donde 21 cristianos coptos fueron asesinados.

A diario suceden estas desgarradoras historias, que destacan por su brutalidad, intolerancia y extremismo, que más que expandir una religión, pretende exterminar sin miramientos, dando como resultado, que entre otros factores,  cada mes más de 320 cristianos sean asesinados por profesar su fe y más de 200 iglesias, templos o propiedades del mismo credo sean destruidas. Así pues, no es de extrañar que ante tales niveles de violencia y apatía internacional se den casos como el asesinato de 148 personas en el Colegio Universitario Garissa en Kenia, a manos del grupo islámico extremista somalí  al-Shabab.

La persecución no se trata de un tema de números porque de serlo así, esos pocos extremistas islámicos, comparados con los millones que llevan su fe con tolerancia y respeto, no serían un riesgo, pero el problema surge cuando los muchos dejan que los pocos actúen a pesar del peligro que representan.

Para darnos una mejor idea de estas cifras, vemos que de acuerdo al Pew Research Center, en 2010 habían 6 mil 895 millones de personas en el mundo, de las cuales, de todas aquellas que profesaban o no profesaban alguna religión, el 31.4 por ciento, 2 mil 168 millones eran de alguna denominación cristiana (católicos, luteranos, coptos u ortodoxos); 23.2 por ciento, mil 559 millones eran musulmanes; mil 131 millones no practicaban ninguna religión (16.4 por ciento) y mil 32 millones eran hindús, con el 15 por ciento. Para 2050 se espera que los cristianos se queden con el mismo 31.4 por ciento a nivel mundial, los musulmanes crezcan a 29.7 por ciento, los no practicantes bajen a 13.2 por ciento y los hindús también desciendan su porcentaje a 15 puntos.

A pesar de que los cristianos representan la población más numerosa en cuestión de práctica religiosa, destaca que hoy en día es uno de los principales grupos atacados a nivel mundial, en donde, según cifras de Open Doors y el Departamento de Estado de EEUU se les persigue en alrededor de 60 países, de manera particular, en el World Watch List del Instituto Internacional de Libertad Religiosa, vemos que los 10 países en donde los cristianos son perseguidos de manera extrema son: Corea del Norte, Somalia, Irak, Siria, Afganistán, Sudán, Irán, Paquistán, Eritrea y Nigeria.

La fuerza de ISIS y el riesgo  de la apatía de Occidente

ISIS es hoy en día el grupo extremista islámico más conocido en el mundo por sus continuas atrocidades cometidas en países como Siria e Irak, pero el riesgo de que su intolerancia desmedida se expanda a otras regiones del mundo está latente porque, de acuerdo a la CIA, se creía que en 2014 estaba integrado por alrededor de 30 mil combatientes y simpatizantes, muchos de ellos con experiencia militar. Además, Nicholas Rasmussen, director del Centro de Contraterrorismo, dijo ante el Congreso estadunidense en febrero de 2015, que se cree que alrededor de 20 mil combatientes de 90 países han viajado a la región para unirse a algún grupo extremista, no sólo a ISIS, resaltando que 3 mil 400 eran de países occidentales y 150 eran estadunidenses, “quienes trataron de llegar a la zona del conflicto o trataron de hacerlo”[1].

Así que la posibilidad de que ISIS y sus células terroristas esparcidas por el mundo se conviertan en un peligro mayor, crece día con día, por lo que hechos tan lamentables como el doble ataque perpetrado en París, Francia, a inicios de 2015, en donde se dio el asesinato de más de una decena de personas en las instalaciones del semanario Charlie Hebdo debería de ser una llamada de atención sobre la necesidad de actuar y prevenir para después no lamentar por la omisión previa.

Los ataques perpetrados despertaron la indignación de la sociedad occidental porque fueron vistos como un acto extremo de intolerancia y brutalidad, tanto así que miles de manifestantes salieron a las calles, junto con los principales líderes europeos, para demostrar su rechazo ante los asesinatos y ataques a la libertad de expresión y las libertades democráticas en la tierra de la igualdad, la fraternidad y la libertad, Francia.

Los hechos despertaron el rechazo y la indignación del mundo occidental porque éste y su gente fue atacado, sin embargo, vale la pena preguntarnos con qué vara estamos midiendo y si, como sociedad internacional estamos valorando la vida en dos dimensiones distintas porque pareciera que las muertes de cientos en África u Oriente Próximo sólo despiertan la indignación de unos cuantos, mientras que si pasa en algún país europeo merece la preocupación de la mayor parte de los líderes mundiales, cientos de miles en las calles y la acción inmediata para solucionar la situación y encontrar a los culpables.

Hay una especie de doble moral internacional por parte de Occidente que ve con lógico rechazo los ataques a la libertad y los derechos humanos y los asesinatos en su territorio pero que voltea la cara cuando hechos todavía más violentos, más brutales e igualmente lamentables ocurren día con día contra poblaciones enteras, especialmente contra cristianos. Así pues, parece que se olvida que el respeto a la dignidad de la persona humana debe ser integral y permanente, no circunstancial o a conveniencia.

[1] Lee Ferran y Rym Momtaz ISIS Trail of terror, ABC NEWS (Fecha de consulta: 10 de marzo de 2015).

Foto El Mundo

Comentarios

comentarios