Contrapesos necesarios en toda democracia
Publicada el Jue, Mar 21, 2019

 

Por Sergio Rodríguez Colín.

Durante la semana que abarcó del lunes 11 al viernes 15 de febrero, el Jefe del Ejecutivo federal se encargó de denostar a los organismos autónomos y reguladores, así como a organizaciones de la sociedad civil. En sus conferencias de prensa matutinas los acuso de “corruptos”, de ser una “farsa” y de responder a los intereses de una minoría.

El ataque más sonado en los medios de comunicación nacionales se dio en contra del presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer, a quien directamente el Presidente de la República acusó de tener conflictos de intereses, pero también asestó golpes indirectos al Instituto Nacional para la Evaluación Educativa y la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Al respecto, el doctor en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Raúl Trejo Delarbre, se mostró preocupado por las decisiones tomadas por el Gobierno federal, las cuales, dijo, parten de un supuesto falso, ya que ellos tienen la creencia de que estos organismos compiten con el Estado.

“El Presidente López Obrador y su partido, MORENA, están emprendiendo una campaña para reducir los márgenes de acción y eventualmente desplazar del escenario público a algunas de estas organizaciones; estamos hablando en este momento de los organismos autónomos que son parte del Estado mexicano y que eventualmente planean anular su acción”, advirtió.

En ese sentido, el senador de Acción Nacional, Gustavo Madero Muñoz, afirmó mediante un comunicado de prensa que una democracia sana y firme requiere que las voces de los actores políticos -grupos empresariales, organismos autónomos y sociedad civil- sean atendidas por el Gobierno de la República, porque si no se corre el riesgo de tomar un sentido unidireccional.

“El Presidente está centralizando el poder, los recursos, la narrativa; México es un país pluricultural y diverso políticamente, al ganar no se eliminaron los pensamientos no afines a él, hay contrapesos e instituciones que desdeña y ataca con sus dichos”, manifestó el pasado 1 de marzo en el comunicado.

Cabe señalar que tanto Raúl Trejo como Gustavo Madero se sumaron al grupo denominado #YoSíQuieroContrapesos, el cual representa a todas las mujeres y hombres convencidos de la necesidad de equilibrar la balanza que actualmente se encuentra cargada del lado del Presidente de México, aclaró el ex Presidente Nacional del PAN.

Este grupo está integrado por personalidades de diversos sectores como Macario Schettino, Martha Tagle, Ricardo Pascoe, Héctor Villarreal, Javier Corral, José Luis Barraza, Rubén Aguilar, Fernando Belauzarán, Fernando Elizondo, Luis Donaldo Colosio Riojas, Raquel Pastor, Xóchitl Gálvez, Agustín Basave y Minerva Hernández, entre otros.

Para muestra un botón

El también investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, Raúl Trejo, compartió con La Nación que hace poco fue reemplazado el presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, Armando Carrillo, mediante una decisión ilegal del Gobierno federal

“Ahora que comenzó el gobierno del presidente López Obrador se decidió reemplazar al titular de ese organismo, pero como no podían porque es una designación del Senado, lo que hicieron fue presionar al titular para que renunciara; no estuve en esa reunión, no sé qué se le dijo en Los Pinos, lo que sí supe es que lo llamaron a las oficinas presidenciales y salió de ahí con su renuncia”.

Para el periodista este acto es absolutamente indebido, pues aunque no hubo una trasgresión a la legalidad porque el señor renunció, la verdadera pregunta es ¿por qué renunció?, puesto que su designación fue parte de un proceso constitucional que implicó la decisión mayoritaria por parte del Senado de la República.

“Con mecanismos como el anterior están siendo minados los organismos autónomos. Hay varios organismos cuyos miembros ya están renunciando, algo ocurrió en la Comisión Reguladora de Energía, por ejemplo. Hay una acción de socavar a las instituciones que han sido útiles y que son necesarias para mantener el gramado de equilibrios en una sociedad plural y no solamente de una facción política”.

Organismos autónomos no son un estorbo

El investigador Raúl Trejo Delarbre puntualizó que los organismos autónomos, los reguladores y las organizaciones de la sociedad civil tienen la obligación de ser un contrapeso, por lo mismo, se han convertido en un estorbo para cualquier presidente que quiera gobernar sin contrapesos.

“Son un estorbo para cualquier presidente que quiera recuperar la vieja discrecionalidad que se ha matizado en los años recientes; lo digo de manera más directa: hoy tenemos a un presidente que quiere recuperar el control que estaba a cargo del viejo Poder Ejecutivo, estamos viendo que se está mirando más hacia el pasado, a modelos de gobierno que ya había superado la sociedad mexicana, es decir, para el gobierno que quiere emprender el licenciado López Obrador sí son un estorbo”, acotó el también maestro en Estudios Latinoamericanos.

 

Comentarios

comentarios