Continúa ataques contra la libertad de expresión
Publicada el Jue, Abr 23, 2020

Por Maricarmen Rizo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha incrementado en los últimos días sus ataques contra la prensa y la confunde como si fuera su adversario, como todo aquel que discrepa con su proyecto de nación. Ahora, hizo el anuncio de que castigará a los medios que desinformen en el contexto de la pandemia por coronavirus, lo que suena más a un mecanismo de censura contra la libertad de expresión, la libertad de prensa.

Las mañaneras se han convertido en el pódium preferido para atacar a los medios de comunicación, principalmente a los tradicionales y por ende contra los verdaderos periodistas, contrastando con los seudoreporteros de medios digitales a quienes se les conceden los primeros lugares en asiento y en darles la palabra, distrayendo así la atención con tonterías e impidiendo que a la escasa prensa real se le de acreditación y pueda intervenir.

Para muestra varios botones (en continuación a lo presentado en la edición pasada):

24 de marzo

En el contexto de decretar la fase 2, prácticamente “obligado” por la OMS, dijo: “se ha enfrentado el amarillismo de los medios de comunicación. La difusión de mentiras para atemorizar, noticias falsas y no han hecho mella. No están separados gobierno y pueblo. No hay divorcio”.

25 de marzo

Le tocó nuevamente al periódico Reforma, al que no se ha cansado de denostar y en esta ocasión otra vez tildándolo de conservador.

30 de marzo

Una verdadera “joya” contra, adivinen, Reforma, reclamó que el diario no cubrió un evento de 1991 cuando este medio se fundó en 1993: “El Reforma, yo llevó años luchando en la oposición, movilizaciones, marchas, denuncias de corrupción, nunca nos cubrieron, nunca informaron de nosotros. Me acuerdo del Éxodo por la Democracia, sólo un medio cubrió, La Jornada, con un periodista y un fotógrafo, uno, y locales también uno de Veracruz; por cierto, la compañera que cubrió es la finada Regina que asesinaron en el pasado gobierno y, el fotógrafo que, voy a llamarlo… no, por su apodo, pero no lo voy hacer, pero él sí sabe y en Veracruz saben. La única Elsa Medina, la fotógrafa de La Jornada, les estoy hablando de 1991, el Reforma, nunca en nada”.

2 de abril

Molesto por la cobertura de algunos medios con la contingencia y las comparaciones con otros países, los calificó de prensa amarillista, aprovechó también para atacar a sus adversarios e irresponsablemente dijo: “que no nos importe lo que están haciendo en otros países, estamos viviendo en tiempo de zopilotes… Vamos a salir fortalecidos, o sea, que nos vino como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación”.

8 de abril

En esta ocasión aseguró que El Universal se volvió opositor y el Reforma: “están enojados, ojalá se serenen; pasciflorina y té de tila son buenos. El periodismo no debe estar al servicio del poder político, ni del poder económico, sino del pueblo”.

Tras este y otros ataques contra “El gran diario de México”, al día siguiente, 9 de abril, reviró en su editorial “Bajo Reserva”. “En 104 años, EL UNIVERSAL ha visto pasar gobiernos de distintas tendencias, algunos han sido autoritarios, otros corruptos, y algunos de ellos incluso han intentado, sin éxito, acabar con esta empresa periodística. En ninguno de los casos, incluyendo el de aquel que pretendió usar como arma de ataque el aparato fiscal, El Gran Diario de México, ha actuado como opositor. El trabajo de esta casa editorial no es de oposición política, es de investigación, de crítica, de búsqueda y de difusión de información confiable y apegada a la verdad y en esa ruta seguiremos…”.

9 de abril

“Esta conferencia mañanera, ahora dedicada a informar sobre el coronavirus, tiene el propósito también de seguir informando y, sobre todo, contrarrestando la campaña de desinformación, de distorsiones, que está en alta. La mayoría de los medios de comunicación se dedican a desinformar”; y añadió: “quieren que se regrese al régimen de corrupción, de privilegios, de injusticias y por eso no señalamientos, no crítica constructiva, ataques”.

Entre los periodistas que han sido descalificados desde el Poder Ejecutivo se encuentran Azucena Uresti, Joaquín López Dóriga, Pablo Hiriart, Raymundo Rivapalacio y Ciro Gómez Leyva, ataques que se trasladan e intensifican en las redes sociales generando tendencias no orgánicas en redes sociales. En la lista de la prensa internacional están El País, The Financial Times, The New York Times y The Wall Street Journal.

La novedad ahora es la reciente intención de sancionar a medios, debido a la irresponsable publicación de los periódicos El Diario de Juárez y El Diario de Chihuahua, los cuales publicaron muertos de coronavirus de Ecuador como si fueran de ese estado, pero la sanción principal debe estar en los consumidores de los medios no en el gobierno, sobre todo si tomamos en cuenta que mide con varas muy diferentes como lo hizo con Javier Alatorre y TV Azteca.

Luego de que el conductor de Azteca llamará a no hacer caso al subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, López Obrador sólo dijo que su amigo cometió un error e indicó que por encima de cualquier acto, así se trate de un exceso o una irresponsabilidad, debe estar el derecho a la libertad de expresión, ajá. Conocido de sobra es la alianza multimillonaria, en diversos contratos con el Gobierno federal, de Ricardo Salinas Pliego con el gobierno federal.

Comentarios

comentarios