A lo largo de la historia, Acción Nacional ha sido casa de innumerables personajes ilustres que han trabajado desde sus estados por el bien común de la sociedad. En muchas ocasiones se han formado desde un inicio y en otras han llegado convencidos de la doctrina panista para hacer sinergía con sus ganas de aportar al país.

En esta ocasión, La Nación entrevistó a Guillermo Luján Peña, distinguido empresario chihuahuense que ha ocupado distintos puestos de representación popular, entre ellos, candidato a diputado federal en 1985 y candidato a diputado local en 1986; diputado federal en 1994; presidente del Comité Directivo Estatal en 1997; subsecretario de Hacienda en el gobierno estatal de Chihuahua y oficial mayor en la presidencia municipal de don Luis H. Álvarez (1983-1985).

Don Guillermo es contador público de profesión, titulado del Tecnológico de Monterrey, y ha sido presidente de la CANACO y de la Federación de Cámaras de Comercio del Estado. Nació el 9 de abril de 1948 en la capital del estado, estuvo casado con Silvia Martínez Elizondo, quien fue senadora por dos años y a quien recuerda con cariño debido a su partida. Además, es padre de tres hijos y abuelo de nueve nietos.

Nuestro entrevistado nos relató que inició su estancia en el PAN en 1948, invitado por el mismo Luis H. Álvarez. “Don Luis H. Álvarez terminó siendo mi padrino para todo, el me indujo a pertenecer al PAN y desde entonces pertenezco; en altas y en las bajas ahí hemos estado pendientes, tanto en el Consejo Nacional, donde duramos 19 años y medio, y en el Consejo Estatal donde estamos de vitalicios, creo que esta es una brega de eternidad como dijo don Manuel Gómez Morin”.

Recordó que uno de los principales motivos para unirse al Partido fue ver tanta injusticia. “Eran tiempos difíciles, estaba de presidente Luis Echeverría Álvarez, que fue un mounstrito parecido al que tenemos actualmente y eso nos hizo que la gente normal, o que no andábamos en la política, decidiéramos dar un paso al frente al ver que había tanto abuso, tanta corrupción, de tal manera que nos decidimos a entrar”.

Señaló que en un inicio lo invitaban a ser candidato a presidente municipal, sin embargo, él lo veía como un escalón que en ese momento no podía subir. “Le decía yo a don Luis y a Guillermo Prieto: ustedes quieren que suba de maquinista de un tren al que nunca me he subido, dejen cuando menos subirme y empezar a conocer y luego ya veremos”. Dicha campaña la terminó ganando como candidato don Luis.

El líder chihuahuense también mencionó que en su primera campaña a la diputación le robaron la victoria, debido a las malas prácticas de la CTM. “Creo que en aquel entonces habíamos hecho las cosas bien, tanto en el sector privado como en la presidencia municipal, y nos invitaron a participar como candidatos a diputados federales, campaña que ganamos pero que nos fue robada vil y descaradamente porque el contrincante era Doroteo Zapata, líder de la CTM en el estado; en aquel entonces la CTM tenía una fuerza tremenda, entonces era prácticamente imposible, cambiaron algunas actas de algunas casillas donde ganamos por mucho y finalmente se declararon ellos ganadores”.

Don Guillermo recordó con gran entusiasmo el haber participado y ganado las campañas de don Luis H. Álvarez para la Presidencia Municipal de Chihuahua, la primera gubernatura del PAN en el Estado y la victoria de Vicente Fox. “En el 2000 yo era el presidente estatal del Partido y la verdad es que le da a uno ganas hasta de llorar de gusto, que el presidente Zedillo hubiera reconocido públicamente a nivel nacional que había ganado el PAN, eso fue el doble triunfo, creo que son los momentos más memorables”.

También compartió su admiración por distintos personajes del Partido como don Luis, Guillermo Prieto, Luis Herrera, entre otros, definitivamente una cantidad de gentes impresionantes, muy buenos panistas todos, de la vieja guardia, en donde entraban por principios, ideales al Partido, apuntó.

“Yo les diría a los jóvenes y a los que están entrando al Partido que hay que entrar a ver cómo servir, no cómo servirnos”; aconsejó el líder chihuahuense a las nuevas generaciones, ya que, agregó, se necesita que las personas entren con deseo de servir, de ser útiles a la patria, ayudar para que la gente pueda realmente vivir mejor.

Finalmente, subrayó que Chihuahua han sido parteaguas en muchas cosas, como lo es tener una gobernadora mujer, quien hizo un excelente papel como presidenta municipal y se espera que siga así en el gobierno del estado. También reconoció que Marco Bonilla, actual presidente municipal de Chihuahua, está iniciado con una fuerza tremenda y reconoció que su Plan Municipal de Desarrollo es muy detallado y transparente.