Eva Flores Rocha es una panista de 56 años de edad. Nació en Tzitzio, Michoacán, y en julio de 1979, por cuestiones familiares, se mudó a Saltillo, Coahuila, en donde actualmente reside.

Desde niña entendió la importancia de estar preparada académicamente. Primero terminó la carrera técnica de siderurgia en el Tecnológico de Saltillo, en donde también estudió una licenciatura en administración en años posteriores.

En 1984 trabajó y ayudó en las tareas de la hija de una amiga suya, gracias a eso logró terminar sus estudios que, por desgracia, no pudo laborar en su especialidad (siderurgia) porque iba más enfocada a hombres.

Por esta razón decidió entrar a la escuela normal superior y cinco años después obtuvo el grado de maestra y comenzó a dar clases en varias asignaturas, ya sea de forma particular o en escuelas.

Durante este tiempo encontró a personas que eran militantes del PAN, uno de ellos fue Juan Antonio García Villa, y la invitaron a trabajar de manera parcial como secretaria en las oficinas del instituto político, sin saber que esto sería uno de los primeros pasos que le permitieron convertirse en militante blanquiazul.

“En 1984 hubo una elección para una alcaldía, la candidata era una maestra de primaria, tenía dos niñas, yo cuidaba de sus hijas mientras ella platicaba con la gente”.

Esto, continuó, me permitió estar cerca de ella y me entusiasmé ya como panista en el campo. Por eso dije: yo soy de aquí, es colaborar, dar mi aportación a la sociedad y esto es un instrumento con el que se puede hacer el bien.

 

Colaboración en Acción Nacional

Después de conocer y vivir otro gran momento del espíritu panista en la campaña del Maquío, Eva Flores se volvió militante activa, su labor de apoyo fue reconocida y fue electa consejera estatal en 1996.

Un año después, hubo una elección interna para la nueva dirigencia estatal, en donde sólo votaban los consejeros, y ahí fue nombrada Secretaria de Formación y Capacitación donde planeó la mayor cantidad de cursos para llevar a todo el estado.

“En esa época me dediqué a contactar a la gente en los municipios, se empezó a formar un equipo y realizamos cursos. Todavía existen personas que dicen: en el tiempo que estuvo Eva Flores es cuando más cursos de formación y capacitación recibían los panistas”. Cabe destacar que fue por estas acciones que fue galardonada con el Premio al Mérito Voluntario 2020.

En el año 2000 fue nombrada representante suplente de uno de los consejos distritales del Instituto Federal Electoral (ahora INE), en donde vivió de cerca uno de los momentos más importantes en la historia del PAN y de México: la victoria de Vicente Fox como Presidente de la República.

“El día de la elección, la representante propietaria se dirigió a las casillas especiales para electores en tránsito, yo estaba en las oficinas del Consejo, me pasan una llamada y me dicen: ‘Evita, ya ganamos’. Cuando recibí esa noticia quería saltar de gusto, pero por cómo me veían los demás consejeros decidí disfrutar mi emoción yo sola”.

 

Mística del PAN

Con 36 años como militante, Flores Rocha destacó que su colaboración en el PAN ha sido siempre de manera interna, no buscó cargos de elección popular, pero apoya al Partido de cualquier manera posible, ya sea en campañas internas o externas, con victorias o derrotas, dando cursos de capacitación o, incluso, como Secretaria General del Comité Directivo Municipal en Saltillo, cargo que ocupa actualmente.

Eva Flores aseguró que el Partido Acción Nacional no debe ser visto como un escalón para obtener prestigio, sino como un instrumento para darle esperanza a la gente. Por eso, cuando tiene la oportunidad de platicar con jóvenes, le gusta hablar de la mística del PAN.

“Aquí es el momento que ustedes toman la decisión de si quieren contraer el compromiso con el PAN, porque es una forma de vida; eres una persona honorable, que quiere aportar a su país, no tienes que ser el grandísimo líder que ilusiona con grandes discursos, solamente con que aportes para tu comunidad y tengas el deseo de hacerlo”.

Si tu objetivo, añadió, es tu nombramiento personal, no es este el instrumento, mejor busca otro y déjalo para otras personas que realmente si sienten ese compromiso por su sociedad. El PAN es un instrumento para quienes desean crear una sociedad sana.

Enfatizó en que hay que abrirle las puertas del Partido a todos los ciudadanos sin importar de dónde vengan, ya que esto ayudará a recuperar la imagen que el PAN daba cuando era el único y principal opositor.

“Por lo que me ha tocado vivir puedo asegurar que cuando se le pone el corazón y se le suman los valores que tiene el Partido, se tienen los mejores resultados”, concluyó.