Construcción de un nuevo modelo de formación humanista
Publicada el Jue, Sep 21, 2017

Redacción.

La Fundación Rafael Preciado Hernández llevó a cabo los foros “Encuestas: ¿sirven? ¿no sirven? ¿para qué sirven?”, “Formación del liderazgo político humanista en la era de la posverdad” y “El populismo: diagnóstico y alternativas desde la visión humanista”. Dichos eventos fueron impartidos en diversos estados de la República como la Ciudad de México, Hidalgo Quintana Roo, Aguascalientes, Chihuahua, Puebla, San Luis Potosí y Aguascalientes, entre otros.

El propósito fue dialogar con ciudadanos y miembros de Acción Nacional para reflexionar sobre la construcción de un nuevo modelo de formación humanista. También tuvieron el fin de que los miembros del PAN, dirigentes y servidores públicos, proyecten con su comportamiento la identidad del Partido a partir del desarrollo de un liderazgo humanista basado en el modelo de competencias.

Fue así que el martes 22 de agosto el Coordinador de Estudios Económicos de la Fundación Rafael Preciado Hernández, Salomón Guzmán, dio inicio a estos foros con la impartición de la conferencia titulada “Encuestas: ¿sirven? ¿no sirven? ¿para qué sirven?”, en la sede nacional del PAN, ubicada en la Ciudad de México.

En ella, el conferencista explicó a detalle la metodología utilizada por las casas encuestadoras en México bajo la siguiente temática: Elecciones y competencia; Uso de las encuestas antes y después de las jornadas electorales; Tipos de metodologías y para qué sirve; Los aspectos críticos, fallos recientes y credibilidad, y Fenómenos electorales recientes y las encuestas.

El debate entre los asistentes se presentó cuando Salomón Guzmán preguntó si ¿las encuestas reflejaban la realidad? o ¿respondían sistemáticamente en favor de algún producto o candidato? Para dar respuesta a estas cuestiones realizó un ejercicio donde los asistentes tuvieron la oportunidad de ejercer su libre decisión sobre el orden de algunos sobres que contenían bolas blancas y negras.

Al final del ejercicio se concluyó que la mayoría de los participantes se dejaron llevar por el patrón más común, es decir, que su decisión responde a lo que la mayoría elija en ese momento.

Para impartir la conferencia “Los retos de la formación política humanista en el contexto de la posverdad”, la titular de la Secretaría Nacional de Capacitación del PAN, Margarita Martínez Fisher, acudió al Comité Estatal del Partido en Hidalgo. Ahí, pidió a ciudadanos y panistas hidalguenses trabajar en un nuevo modelo de formación política humanista.

“Un modelo que rescata la visión de Acción Nacional desde sus orígenes, fundado en la perspectiva de que el proceso de enseñanza-aprendizaje tiene como fundamento y fin a la persona, y de entender la labor de quien capacita como un facilitador que requiere desarrollar empatía con la realidad y con la perspectiva de quien se encuentra en proceso de aprendizaje para generar una experiencia significativa que logre cambiar su actitud en su labor política”.

Durante el foro, Martínez Fisher expuso que el Partido se ha definido como objetivo desarrollar una competencia cardinal: la mística humanista, entendida como un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes del político que se conduce respetando su dignidad y la de otros, buscando la verdad y el bien de su comunidad como si fuera el propio y anteponiendo el interés general a sus intereses particulares.

“Los partidos políticos debemos enfocarnos a formar líderes empáticos y éticos. México necesita liderazgos enfocados a no sólo querer hacer el bien, sino también hacerlo de la mejor manera”, puntualizó la también diputada en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México.

El Director Editorial y de Cooperación Institucional de la Fundación Rafael Preciado Hernández, Carlos Castillo, impartió el curso “El populismo. Diagnóstico y alternativas desde la visión humanista”, que se ha realizado ya en Aguascalientes, Tabasco, La Paz, y próximamente en distintas ciudades del país.

Esta capacitación busca sensibilizar acerca de uno de los problemas más graves para la democracia a nivel global, y cómo su presencia, su discurso y sus programas minan los cimientos que permiten levantar este sistema político; se analizan, además, sus orígenes en temas como la corrupción, la falta de resultados de gobiernos, la marginalidad o la ignorancia del propio funcionamiento de las instituciones.

Con una duración de aproximadamente tres horas, se destaca también el modo en que los actores populistas han aprovechado los procedimientos democráticos para presentarse como alternativas antipolíticas, y cómo su retórica, su mensaje o sus estrategias de comunicación pueden resultar atractivas incluso para sociedades con sistemas políticos más sólidos.

Para concluir, se incluye una serie de recomendaciones y propuestas para hacer frente al fenómeno populista, recuperando valores de la actividad política como la cercanía, la transparencia, la honestidad y la verdad.

Comentarios

comentarios