Con el espíritu de renacer
Publicada el Mar, Oct 24, 2017

Por Sergio Rodríguez Colín.

El 19 de septiembre, el pueblo de México comenzaba a tomar conciencia de los daños provocados por el sismo ocurrido en Oaxaca y Chiapas la noche del 7 de septiembre –de 8.1 grados-, cuando a las 13 horas con 14 minutos de ese martes una nueva sacudida sorprendió a los habitantes de Morelos, Puebla, Ciudad de México y Estado de México.
Esta vez la sacudida fue de menor magnitud, 7.1 grados, pero los daños ocurridos fueron de mayor dimensión, pues el epicentro se originó a tan sólo 120 kilómetros de la Ciudad de México. En ésta como en el resto de las localidades anteriormente mencionadas se presentaron derrumbes de casas y edificios, así como daños a la infraestructura carretera, de agua, drenaje y luz.
De acuerdo con especialistas y lo anunciado por el Servicio Sismológico Nacional, el sismo del 19 de septiembre tuvo su epicentro en la latitud 18.40 norte, longitud 98.72 oeste, a una profundidad de 57 kilómetros, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, en el límite con el estado de Puebla.
Dicha cercanía y el desplazamiento de bloques de tierra en sentido opuesto, una de otra, fue lo que ocasionó el colapso de casas y edificios, siendo la Ciudad de México la entidad que presentó más construcciones, de mayor tamaño, derrumbadas por el sismo. Sin embargo, el resto de los estados tuvo afectaciones en casas, iglesias y escuelas.
El último corte de víctimas mortales provocadas por el terremoto, de acuerdo con información del área de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, señala que hasta el jueves 12 de octubre se tenía un saldo de 369 personas fallecidas, de las cuales 228 corresponden a la Ciudad de México; 74 a Morelos; 45 a Puebla; 15 al Estado de México; 6 a Guerrero y 1 a Oaxaca.
Los especialistas del Servicio Sismológico Nacional explicaron que el número de fallecidos en la Ciudad de México fue mayor porque el fenómeno natural afectó de mayor forma a la franja ubicada al centro de la capital del país, exactamente al extremo poniente del Lago de Texcoco. Dicha franja abarca la delegación Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Iztapalapa y Xochimilco, zonas donde se registraron los daños más severos.
Para mitigar las afectaciones de los miles de damnificados en los estados donde sucedió el temblor, el Partido Acción Nacional, en voz de su Presidente Nacional, Ricardo Anaya, anunció un plan de austeridad que incluye la recisión de los servicios de telefonía celular, internet, gasolina para los vehículos y seguros privados, entre otros.
A lo anterior se suma la cancelación de todos los proyectos y actividades que no son indispensables para el Partido y los que se mantienen son para cumplir con la ley. El propósito, informó el líder albiazul, de este plan de austeridad es alcanzar, para el primer trimestre del próximo año, cuando menos 200 millones de pesos, mismos que se destinaran a apoyar a los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre pasados.
“A partir de todos estos esfuerzos hemos de inmediato, con hechos, empezado a trabajar, ya están depositados los primeros 50 millones de pesos en una cuenta concentradora de los recursos para los damnificados, es la cuenta de Bancomer número 0110997471”, informó el jueves 28 de septiembre en conferencia de prensa.

Puebla sigue de pie
Los daños provocados por el sismo del 19 de septiembre en Puebla no fueron tan devastadores como en la Ciudad de México, pero eso no resta importancia a las afectaciones que sufrieron los pobladores de municipios como Chietla, Coatzingo, Zaragoza, Ixcamilpa de Guerrero, Cohetzala y Jolalpan, alcaldías que según informes de Protección Civil estatal fueron las más perjudicadas por el fenómeno natural.
Además de estas poblaciones, el gobernador de la entidad, Tony Gali, informó el 23 de septiembre que en San Pedro Cholula hay más de 15 templos afectados, “se cuenta con diez cuadrillas del Instituto Nacional de Antropología e Historia para realizar las labores de diagnóstico y dignificación sin afectar el patrimonio histórico”, señaló mediante un comunicado de prensa.
Se anunció también que hasta la fecha se han contabilizado entre 22 y 25 mil inmuebles afectados en el estado, las cuales se repararán o reconstruirán con recursos del Fondo de Desastres Naturales, así como 400 instituciones educativas que se incluirán en el programa Escuelas al Cien.
Como parte de la estrategia “Puebla sigue de pie”, el mandatario estatal, Tony Gali, sostuvo que una prioridad de su administración es mantener la comunicación vía terrestre y telefónica en las comunidades afectadas, con el fin de que puedan avisar oportunamente cualquier situación que se presente.
“Hoy es suma de voluntades, hoy es suma de valores, es tiempo de pensar en cómo vamos a reconstruir nuestro estado de la manera más rápida”, indicó el gobernador emanado del Partido Acción Nacional.

Unidos por Morelos
Jojutla fue el municipio del estado de Morelos más afectado por el sismo de 7.1 grados del martes 19 de septiembre. En esta localidad se estima, según las cifras oficiales, que al menos 16 personas perdieron la vida y que alrededor de mil 800 inmuebles quedaron afectados.
Más de 100 años de historia fueron destruidos en apenas unos cuantos segundos en esta alcaldía. Gran parte de las memorias de esta población se hundieron en el olvido cuando vieron caer a su iglesia principal, la de San Miguel Arcángel, que se ubicaba en el centro de la ciudad.
En este lugar, el gobernador de extracción perredista, Graco Ramírez, anunció el martes 3 de octubre la etapa de reconstrucción “Unidos por Morelos”. Informó que el dinero destinado se ocupará en la edificación de 27 escuelas en el municipio, así como en la instalación de aulas móviles de manera provisional para atender a los niños y jóvenes de Jojutla.
“Hay que sobreponer con la fuerza de la unión y la solidaridad. Estamos unidos por Morelos, por su gente y todos de la mano”, mencionó durante un recorrido por diversas colonias de este municipio morelense.

Comentarios

comentarios