Comprometido por un México en paz
Publicada el Lun, Jun 18, 2018

Redacción.

“La paz es muchísimo más que la ausencia de conflicto, la paz es justicia, la paz es libertad, la paz es felicidad”. Esta idea parecería una oferta más de campaña de un candidato para llenar los oídos de los electores, sin embargo, en este proceso electoral 2018 más que una promesa electoral es la medicina que nuestro país necesita y proviene del candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya.
La violencia es el pan de cada día en los medios informativos de nuestro país. Pero, por ejemplo, ¿en qué momento nos acostumbramos a la violencia? No hay que acostumbrarnos a escuchar de forma cotidiana en los noticieros de la radio y televisión sobre ejecuciones, pidió en una conferencia de prensa, en Hidalgo, el Presidente Nacional del PAN, Damián Zepeda Vidales, y tiene mucha razón.
Y es que como sociedad nos habremos acostumbrado a leer cotidianamente noticias, como cuando el Cártel Jalisco Nueva Generación derribó un helicóptero de la Marina, en mayo de 2015; a la existencia de apodos como “El Pozolero”, cuyo mote esconde una de las actividades más cruentas de un ser humano hacia otro, o sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014.
La propuesta de tener un México en paz del candidato Ricardo Anaya toma importancia al momento de revisar en estos días las portadas de los medios escritos nacionales e internacionales, cuyos titulares, sólo por mencionar algunos, han sido: “Un periodista fue asesinado a golpes en Tamaulipas”, “Violencia golpea a la IP”, “Asesinato de un candidato a regidor en Guerrero” y dos adicionales que, más que informar, retratan el momento más preocupante en nuestro país: “Las urnas se tiñen de sangre en una de las joyas de México”, publicada en el diario español El País, y la más reciente, “Al concluir debate de candidatos a diputados federales, le dan balazo en la cabeza a Fernando Purón”, informó el Diario de Coahuila.
Además, el tema de la violencia también cobra relevancia por dos factores: primero, por el momento electoral donde el crimen prácticamente tiene controlados algunos municipios y, segundo, porque es inevitable cerrar los ojos y no aceptar la preocupante escalada de violencia que se vive.

Fallida estrategia de Peña Nieto en seguridad
Durante la administración priista que encabeza Enrique Peña Nieto, según cifras que son públicas, acabamos de pasar por el año (2017) más violento desde que se tiene registro en la historia de México, en donde los homicidios dolosos crecieron un 27 por ciento.
La cifra anterior cobra gran relevancia debido a que, en diciembre de 2012, el actual mandatario priista anunció un cambio de estrategia mediante el cual, se dijo, había una mayor planeación en las acciones de seguridad, prevención del delito, respeto a los derechos humanos, coordinación entre los gobiernos locales y Federal, el traslado de funcionarios responsables de seguridad a cinco regiones del país y la evaluación de las acciones.
Sin embargo, de las 32 entidades en el país en 30 han visto crecer sus índices delictivos, y en estados como Colima y Guerrero es donde se ha presentado un problema grave, nunca antes visto en nuestro país.
Este sexenio ya superó en homicidios a la administración anterior, pues cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública informan que nunca se había tenido un año tan violento como 2017, con 29 mil 168 homicidios sólo en ese año, y lamentablemente 2018 empezó con un problema todavía mayor.

Propuesta para traer la paz
Frente a este negro panorama, el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, de forma clara y precisa, ha propuesto desde los primeros días de su campaña una estrategia bien estructurada para recuperar la paz en nuestro país.
Ha dicho que la propuesta descansará en dos grandes ejes: Uno, el tema de prevención, lo que implica promover el deporte, la cultura, que haya prosperidad económica, que la gente tenga empleo y, particularmente, el tema de educación. Lo anterior implica que ningún joven se quede sin la oportunidad de estudiar por falta de recursos.
Segundo, enfrentar el problema con una nueva estrategia, es decir, no conformarse con descabezar a los grupos criminales, como pasó al momento de detener a Osiel Cárdenas, quien era el líder del Cartel del Golfo, detener a la cabeza no resolvió el problema, no desapareció la organización criminal, no disminuyó la violencia.
Al contrario, detonaron los enfrentamientos y las ejecuciones producto de la inestabilidad al interior de la organización criminal, y un grupo que era parte del Cartel del Golfo, que eran los Zetas, se escinde e inicia una guerra brutalmente violenta entre el Cartel del Golfo y Los Zetas.
En diversos foros, Anaya Cortés ha explicado que la estrategia central del Frente se basa en lo que sucedió en Italia. Por ejemplo, el 9 de enero, cuando en un solo día, después de meses de trabajo de inteligencia, en un solo día, se detuvieron a más de 100 personas, entre ellos, tres presidentes municipales coludidos, les incautan el equivalente a mil 100 millones de pesos y desmantelaron la organización sin disparar una sola bala.
Ricardo Anaya subrayó que esa es la diferencia entre sólo descabezar y verdaderamente desmantelar.
Además de que, dijo, se necesitan policías fuertes, confiables, civiles, profesionales y certificadas, ya que, constitucionalmente al Ejército y a la Marina no les corresponde hacer labores de seguridad pública, no se entrenan para hacer labores de seguridad pública.
De ahí su insistencia de que la Policía Federal duplique su número de efectivos, justamente para que cuando falle una policía estatal o una policía municipal, en una lógica subsidiaria, quien entre a suplir sea un cuerpo civil, en este caso la Policía Federal, y no algo que está fuera del orden constitucional, como es el caso de las Fuerzas Armadas.
Asimismo, es de vital importancia evitar que lleguen tantas armas a los delincuentes, lo cual pasa por replantear la relación bilateral con Estados Unidos. El 80 por ciento de las armas que en México se decomisan vienen de Estados Unidos y esto tiene que detenerse.

Objetivo central: recuperar la PAZ
El candidato de la coalición Por México al Frente a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya, consciente de la situación por la que atraviesa el país, ha delineado de forma específica trabajar en un cambio profundo, lograr la transformación que nuestro país necesita. Esa transformación que se necesita se logrará principalmente recuperando la paz.
Y es que ha dicho: “no vive en paz quien no puede salir a la calle con tranquilidad, no vive en paz la mamá que despide a su hija, a su hijo en la mañana y no sabe si va a regresar o en qué condiciones va a regresar, no puede vivir en paz la mamá, la esposa de un ser querido que ha desaparecido”.
Y la paz, subraya, es muchísimo más que la ausencia de conflicto, la paz es justicia, la paz es libertad, la paz es felicidad.
“Yo quiero paz para todos los mexicanos, yo quiero paz para México, y esa paz la voy a construir con todos, sociedad y gobierno, esa paz la vamos a construir todos juntos, es la realidad que los mexicanos necesitamos”.
Y es que frente a las atrocidades que ha dicho el candidato de la impunidad y de los pactos, Andrés Manuel López Obrador, de ofrecer amnistía a los criminales en lugar de llevarlos a la cárcel, lo que se necesita es justicia, inteligencia y estrategia, que más que conceptos, son acciones reales que Ricardo Anaya ofrece al país.

Comentarios

comentarios