Capricho cumplido del PRI-Gobierno
Publicada el Mie, Nov 22, 2017

Por Alejandro Ledesma Solórzano.

Por “transgredir lo dispuesto en el Código de Conducta” de la PGR, el pasado 20 de octubre fue removido de su cargo el titular de la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto Castillo, según informó la dependencia mediante un comunicado.
La decisión fue tomada por el Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales, Alberto Elías Beltrán, actuando en suplencia del Procurador General de la República, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 30 de la Ley Orgánica de la PGR y 137 de su Reglamento.
Frente al hecho, las reacciones no pudieron esperar por parte de Acción Nacional, ya que, en su reunión del 20 de octubre, la Comisión Permanente rechazó unánimemente la destitución de Nieto Castillo, considerando la medida francamente autoritaria y contraria al interés nacional de contar con una procuración de justicia imparcial y objetiva.
“Es inaceptable que esta destitución se produzca en medio de la profunda investigación sobre los presuntos sobornos de Odebrecht al ex titular de PEMEX, Emilio Lozoya, durante la campaña presidencial de 2012”.
Asimismo, el PAN señaló que dicha remoción enrarece el ambiente de cara a la elección presidencial del próximo año, ya que “da la impresión de que se pretende tener un titular de la Fepade a modo”.
El partido albiazul advirtió que dicha destitución no es un caso aislado, pues se da en el marco del regreso de las peores prácticas antidemocráticas y autoritarias por parte del PRI-Gobierno, tales como el espionaje a periodistas y activistas de la sociedad civil, o el golpeteo contra los políticos de oposición.

Irregularidades en remoción
“Como hombre de leyes me someto a las reglas”, expresó el ex titular de la Fepade, Santiago Nieto, al denunciar presuntas irregularidades en su remoción como fiscal electoral y pedir mediante una carta la intervención de la Cámara alta para objetar su destitución.
Tras su salida, el ex fiscal electoral denunció una serie de “problemas jurídicos”, como el no haber tenido derecho a una audiencia para presentar pruebas en su favor, así como la falta de información sobre los motivos de su destitución.
Resaltó que otra de las inconsistencias fue el hecho de que el actual subprocurador, Alberto Elías Beltrán, no está legalmente facultado para decidir su remoción, por lo que consideró necesario analizar “si un funcionario que ocupa provisionalmente esa posición tiene atribuciones suficientes para remover a un funcionario cuya designación recayó en este Senado de la República en términos del principio constitucional de división de poderes”.
Cabe mencionar que la destitución de Santiago Nieto se dio un día después de que éste señalara al diario Reforma que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, lo presionó para que declarara públicamente su inocencia e incluso le ofreciera una disculpa por la supuesta acusación de desvío de recursos que realizó en favor del PRI durante la campaña electoral de 2012.
En agosto pasado, la Fepade abrió una carpeta de investigación para averiguar si parte de los 10 millones de dólares que recibió Lozoya en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht fueron destinados al PRI.
“Me envió una carta diciendo que quiere que yo haga un pronunciamiento público sobre su inocencia y me envía un currículum diciéndome quién es su papá, quién es su mamá, en donde estudió. Nunca entendí esta parte”, argumentó el ex fiscal.
Luego de negar la existencia de amenazas, por su parte, el ex titular de Pemex, Emilio Lozoya, aseguró que al enterarse de que la Fepade lo investigaba, únicamente tuvo contacto con el ex fiscal mediante una carta pidiéndole que lo citara a declarar por el caso Odebrecht.

Sin condiciones para regresar
El 27 de octubre, el ex titular de la Fepade, Santiago Nieto, envió una carta al Senado para retirar su objeción de procedimiento para que no fuera removido del cargo.
La misiva señalaba que la decisión fue tomada al no haber condiciones para que el suscrito, aún con la mayoría del Senado, desarrolle las funciones para ser designado en razón de la polarización política que ha rodeado el procedimiento.
Comentó que las dudas de los partidos políticos a su persona no abonaban al proceso electoral y que, por ello, desistiría para que la Fepade continúe con su labor de investigar los delitos electorales.
En conferencia de prensa, el ex funcionario sostuvo haber actuado con imparcialidad, sin filias ni fobias al frente de la Fepade, y que los resultados lo avalan con el logro de una efectividad histórica.
Explicó también que durante su gestión se realizaron 6 mil 793 averiguaciones previas, “el mayor número en la historia”, además de que se obtuvieron mil 169 órdenes de aprehensión, de las cuales lograron cumplirse 575, se emitieron 353 autos de formal prisión y 239 sentencias condenatorias.
El pasado 8 de noviembre, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) aprobó la convocatoria para elegir al nuevo titular de la Fepade, con la expectativa de que sea aprobada por el pleno y que antes del 15 de diciembre pueda concretarse el nombramiento, al concluir el periodo ordinario de sesiones.
Hasta el cierre de esta edición y a ocho sesiones de concluir el periodo, el Senado pospuso por segunda ocasión la convocatoria para elegir al fiscal electoral, ya que el grupo parlamentario priista ha reventado el quórum de las sesiones de la Cámara alta. Por su parte, PAN y PRD acusaron al PRI de buscar un fiscal a modo, tal y como lo pretendían hacer con el Fiscal General de la República.

Comentarios

comentarios