Actualmente existen programas presupuestales dedicados a lograr la igualdad de género entre hombres y mujeres. El presupuesto total por Ramos de 2022, para lograr la igualdad entre hombres y mujeres, es de 232 mil 385 millones de pesos. No obstante, no existe programa presupuestal dedicado a cerrar la brecha económica de los hogares cuando el jefe de familia es mujer, no lo hay, y es una situación más grave. En consecuencia, es necesario crear un programa presupuestal por parte de los gobiernos con el objetivo de cerrar la brecha económica de los hogares cuando el jefe de familia no es del género masculino, así como la reactivación de su economía.

Es necesaria la urgente focalización de estos hogares, cuyo jefe de familia es mujer, y construir políticas de género con un enfoque de compensación económica por escases de trabajo. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares se muestra la situación económica de los hogares cuando el jefe de familia es mujer (Ver Tabla 2).

De 2008 a 2020 el número de hogares cuando el jefe de familia es mujer incrementaron 54 por ciento, mientras que cuando es hombre incrementaron 20 por ciento.

Desde 2008 se observa que cuando el jefe de familia es mujer hay más integrantes mayores a 65 años que cuando es hombre.

Desde 2008 cuando el jefe del hogar es hombre, los hogares perciben mayor ingreso por trabajo que cuando es mujer.

Desde 2008 cuando el jefe del hogar es hombre, los hogares perciben mayor ingreso por transeferencias de gobierno que cuando es mujer, esta situación se revirtió en 2020.

Desde 2008 cuando el jefe del hogar es hombre, los hogares gastan más en lo necesario para la Salud que cuando es mujer.

De 2018 a 2020 el ingreso por trabajo de los hogares cuando el jefe de familia es hombre disminuyó mil 102 pesos, mientras que el gasto mensual en salud incrementó 132 pesos. No obstante, las transferencias de gobierno incrementaron 120 pesos, es decir, las transferencias apenas cubrieron los incrementos en gasto en salud, sin compensar la falta de ingreso debido a la reducción de ingresos por escases de trabajo.

Por su parte, el ingreso por trabajo de los hogares cuando el jefe de familia es mujer disminuyó 937 pesos, mientras que el gasto mensual en salud incremento 120 pesos. No obstante, las transferencias de gobierno incrementaron 171 pesos, las transferencias apenas cubrieron el gasto en salud sin compensar la falta de ingreso por escases de trabajo. Las transferencias de gobierno apenas compensan el 2 por ciento del gasto corriente monetario total de los hogares.