Aunque el empleo se ha recuperado desde mediados del año 2021, las personas que encuentran una ocupación no tienen mejores ingresos. Durante los primeros tres años de gobierno de Morena y López Obrador, la precarización del empleo es cada vez mayor. Si bien el salario mínimo aumenta, éste no impacta significativamente en los ingresos de los trabajadores. Por ejemplo: en tres años el ingreso promedio de una persona que encuentra trabajo no cambia, la mayoria se encuentra en el grupo de no ganar nada hasta dos salarios mínimos.

Si una persona pierde su trabajo donde ganaba más de tres salarios mínimos y lo encuentra en un periodo posterior es probable que gané entre uno y dos salarios mínimos, lo cual anula los incrementos del salario mínimo. Al cierre de 2021, hay más trabajadores que ganan un salario mínimo que en 2018, lo que significa mayores posibilidades de estar en situación de pobreza laboral en lo proximos años y es probable que la brecha de ingresos sea cada vez mayor. Los empleos que se encuentran son, cada vez más que antes, poco calificados, de ahí que las empresas ofrezcan salarios bajos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, la poblacion que encuentra un empleo y que gana hasta un salario mínimo pasó de 8.5 millones en 2018 a 13.8 millones en 2021, lo que equivale a un incremento del 62 por ciento. La población que gana desde uno a do salarios mínimos pasó de 15 millones en 2018 a 19.5 millones en 2021, lo que equivale a un incremento del 31 por ciento.

Por su parte, la población que gana de tres a cinco salarios mínimos y de más de cinco salarios mínimos tuvo una disminución del 49 y 48 por ciento, aproximadamente. Esta situación no se había visto desde que se tienen registros en las encuestas.

Por otro lado, el IMSS dio a conocer las cifras del empleo y señala que los puestos de trabajo con registro en el IMSS pasaron de 20,079,365 en diciembre de 2018 a 20,762,419 en enero de 2022, lo que significa un incremento de 683,054, es decir, una tasa de crecimiento del 3.4 por ciento en lo que va del sexenio de López Obrador y Morena. No obstante, durante estos 38 meses de gestión, sólo se han generado 304,493 nuevos empleos (descontando los 378,561 que se perdieron en diciembre de 2018), muy por debajo de la cifra 1,658,267 de nuevos empleos durante el mismo periodo de la administración anterior.

Aunque en enero de 2022 se generaron 142,271 empleos, la realidad es que los incrementos son bastante mediocres de acuerdo al mal manejo de la economía en su conjunto por parte del gobierno populista de Morena. Contrariamente a las cifras del IMSS, recientemente el INEGI publicó las cifras de la población económicamente activa (PEA). Durante el sexenio de López Obrador y Morena, la población en edad de trabajar incrementó 2,284,247, es decir, una tasa de incremento de 4.08 por ciento, lo cual significa que el incremento de creación de empleo que se registra en el IMSS es muy inferior a lo que crece la población en edad de trabajar.

La PEA ocupada asciende a 1,641,622 personas con un ritmo de crecimiento de 3.03 por ciento, esta cifra es mayor a los 683,054 de empleo formal, lo que significa que gran parte de las personas en edad de trabajar ocupadas son informales. Otro dato importante es que la PEA desocupada incrementó 642,625 personas, es decir, una tasa de incremento del 35 por ciento, cifra pocas veces vista desde que se tiene registro.

De la PEA ocupada sólo apenas el 38 por ciento tiene acceso a alguna institución de salud, mientras que el 62 por ciento no cuenta con acceso a alguna institución de salud, esta población incrementó 624,880. Estas cifras muestran que gran parte de los trabajadores que se enferman o son contagiados por COVID-19 no logran contar con una incapacidad.