Los ataques a la libertad de expresión por parte del Gobierno federal han llegado hasta el Senado a manera de iniciativa presentada por el morenista Ricardo Monreal, quien pretende que el Estado controle las redes sociales, al tiempo que como es su costumbre, el Jefe del Ejecutivo, desde las mañaneras, descalificó a algunos medios asegurando que hacen un “periodismo ramplón”.

Además, intentó desprestigiar, nuevamente, a Héctor Aguilar Camín, atribuyéndole palabras que nunca dijo y ocasionándole al director de la revista Nexos un ataque de memes y textos por parte de los amlobots.

Y es que a propósito de una pregunta sobre la vacuna rusa contestó: “Aguilar Camín dice: pues no se puede aplicar esa vacuna en México porque es una vacuna rusa, sólo se puede aplicar en Rusia”. A lo que Aguilar Camín, en diversos espacios mediáticos y en su columna publicada en Milenio bajo el título “Presidente: aquí ha mentido”, aclaró: “Con todo respeto, pido al Presidente que diga dónde dije yo las palabras que me atribuye. Solicito abiertamente, en buena ley, que pruebe su dicho. Y que si no puede probarlo, lo retire, en prenda de buena fe”, cosa que hasta el cierre de la edición no ha sucedido.

Aguilar Camín señaló que tiene derecho a réplica toda vez que las conferencias matutinas son un medio de comunicación. “Le pido que difunda este texto en ese medio, que dé espacio a mis argumentos y que los refute, probando su dicho”.

Por su parte, Monreal, jefe de la bancada de los senadores de MORENA, presentó una reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión -con tufo a autoritarismo- en la que pretende que el Estado regule las redes sociales. Casualmente, la propuesta la realizó luego de que López Obrador criticara que en Estados Unidos se hubiera cancelado un tuit del entonces presidente Donald Trump, el que por cierto ocasionó el violento asalto al Capitolio.

La iniciativa contempla regular las redes sociales que tengan más de un millón de usuarios, por ejemplo, Facebook, Instagram, Tik Tok y Twitter, las que para poder operar necesitarían el permiso del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT); si se acreditan violaciones a la libertad de expresión se prevén multas de hasta 89.62 millones de pesos y podrán eliminarse o suspenderse cuentas que difundan noticias falsas, revelen datos personales, provoquen algún delito y afecten los derechos de menores, entre otros puntos.

Desafortunadamente, dicha iniciativa no es clara y cabe preguntar si el IFT debe ser el censor de contenidos, preocupa también la inclusión de “noticias falsas”, toda vez que día con día vemos como bajo el argumento de “yo tengo otros datos”, el presidente y la 4T en general dicen que los medios mienten.

Cabe señalar que en el mundo quienes tienen este tipo de regulación por parte del Estado son países autoritarios como China, Corea del Norte, Rusia, Irán, Paquistán, Egipto o Cuba. Además, la iniciativa llega en el peor momento de la crisis sanitaria provocada por el mal manejo de la pandemia, sería más importante enfocarse en lo que deberían que en este tipo de iniciativas que huelen a censura.

A continuación, los ataques a la libertad de expresión desde el púlpito de la mañanera en el último periodo:

21 enero

Este día López Obrador, irónicamente, mandó un abrazo a “Elenita” Poniatowska luego de que la escritora dijera que ya basta de los excesos con tanta mañanera.

25 de enero

Aceptó que el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, interpuso una denuncia ante la FGR contra quienes resulten responsables por haber filtrado información referente al caso Ayotzinapa y que fue publicado por un documentado reportaje en Reforma. Según dijo no habrá ninguna sanción para el diario, pero sí para la persona que entregó la información: “es muy delicado, no sólo porque se pone en riesgo la investigación sino también por la vida de los implicados” y opinó que la libertad de expresión en este país es “libérrima”.

8 de febrero

Tras su regreso, luego de haberse ausentado por haber dado positivo a COVID-19, arremetió contra “la prensa fifí”, destacando a los periódicos Reforma y El Universal por atacar todas sus decisiones: “es un periodismo muy ramplón, así como los intelectuales orgánicos de Letras Libres y Nexos; al igual que Krauze, van a estar en un plan negativo, muy en la línea de periodismo deshonesto, del hampa del periodismo”.

10 de febrero

Celebró que el comportamiento de los que llamó reaccionarios como FRENAAA, El Universal, Reforma, Aguilar Camín, Krauze, no ha pasado a mayores; son muy pocos y bien portados, no pasa de manifiestos y muchos artículos; su concepción es que el pueblo no existe, no era el protagonismo principal.

19 de febrero

Reclamó al reportero de El Universal por cuestionarlo sobre el impacto económico que tendrán algunas productoras industriales por la disminución de gas: “la prensa mexicana está exagerando… están muy enojados con nosotros… por eso nos atacan”, se justificó.

También se refirió a Carlos Loret de Mola por su columna: “AMLO lincha desde la conferencia mañanera…” y burlonamente cuestionó a los reporteros presentes si se sienten linchados.

24 de febrero

Acusó a los medios de ser corruptos y vendidos por grupos de intereses creados, a colación de lo publicado luego de que la ASF detallara la millonaria corrupción en su gobierno.