“Vamos a luchar y vamos a gritar por todas aquellas que hoy ya no tienen voz, por todas aquellas que ya no están con nosotras. No descansaremos ni un solo día hasta que cada una de las más de 64 millones de mujeres que vivimos en este país tengamos libertad”: @lauuuesquivel

 

Después de dos años de pandemia, las mujeres volvieron a las calles, más enojadas, más maltratadas, más violentadas que nunca, y no sólo en sus hogares por su conyugues o novios, sino porque el Gobierno federal morenista continuó quitándoles recursos y programas.

Este 8 de marzo más de 75 mil mujeres cubrieron de morado las avenidas, desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo capitalino. Las panistas también se hicieron presentes.

Acudieron, entre miles de mujeres, la secretaria de Promoción Política de la Mujer, Laura Esquivel; la secretaria de Asuntos Internacionales, Mariana Gómez del Campo; la diputada federal, Joanna Torres; la senadora Kenia López Rabadán; y la secretaria de Vinculación, Adriana Aguilar, entre muchas diputadas federales, locales y trabajadoras del Comité Ejecutivo Nacional.

Un día antes, como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se anunció que Acción Nacional colocaría en la fachada del edificio un contador con el número actualizado de feminicidios en México, que hasta el momento asciende a 13 mil 112.

El Presidente Nacional, Marko Cortés, destacó que el gobierno morenista no sólo descuidó a las mujeres, las maltrató y se olvidó de ellas, sino que también les quita a diario programas y presupuesto.

“La última gran estocada fue el Programa de Escuelas de Tiempo Completo, que justamente era una manera de apoyar a las madres trabajadoras para dejar a sus hijos en buen resguardo y poder llevar lo necesario a casa. Este gobierno gasta el dinero público en lo que no tiene que gastarlo y recorta el gasto donde no tiene que recortarlo”.

De ahí calificó de inmoral que quienes, con sus acciones de gobierno, una y otra vez, han lastimado a la mujer, pretendan hablarnos en estas fechas de feminismo. “Se les olvidaron las mujeres violentadas y no han hecho nada por apoyar a las madres que buscan a sus hijos e hijas desaparecidas”.

Además, dijo, les tienen mucho miedo a las mujeres, por eso se rodean con vallas, se esconden en su palacio, porque saben que las madres, las hijas, las hermanas, las nietas, las abuelas con razón están muy enojadas y hoy claman justicia y un trato digno.

Marko Cortés anunció que desde el Comité Ejecutivo Nacional se impulsarán todas las medidas públicas y partidistas que ayuden a erradicar el acoso y la violencia contra la mujer.

Por su parte, la secretaria de PPM, Laura Esquivel, señaló que este gobierno desprecia a las mujeres. “Hay más de 15 mil carpetas de investigación por violación y casi 70 mil por delitos sexuales, pero para ellos éstos son sólo números. La impunidad y proteger a los agresores es una bandera en este gobierno”.

Expuso que el gobierno de López Obrador ha quitado las estancias infantiles, las escuelas de tiempo completo, los refugios para mujeres violentadas, entre muchos otros programas.

Acciones desde el PAN para mujeres

Laura Esquivel planteó tres compromisos muy puntuales paras las mujeres mexicanas:

  1. Presentar una excitativa a la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, para que dictamine la iniciativa que desde hace un año se envió de Cámara de Diputadas y Diputados Federales para reformar el tipo de feminicidio en el Código Penal, a fin de homologar el tipo de feminicidio en todos y cada uno de los estados del país.
  2. Acción Nacional será el primer partido político que contará con un protocolo para prevenir y atender los casos de acoso y hostigamiento sexual en el Comité Ejecutivo Nacional, y al mismo tiempo, impulsaremos que nuestros comités estatales, ayuntamientos y estados gobernados por el PAN también lo implementen.
  3. Las secretarias estatales de PPM firmaron el compromiso de hacer una regla inamovible la paridad en nuestros órganos estatales y municipales del Partido durante la próxima Asamblea Nacional.

 

“Dejemos de normalizar que desde Palacio Nacional se apoyan a violadores para que sean gobernadores y acosadores para que sean embajadores, dejemos de normalizar que las mujeres tengamos que alterar por completo nuestras rutinas diarias teniendo que tomar decisiones que reduzcan el riesgo de que seamos violadas, secuestradas y asesinadas”, manifestó Esquivel.

En tanto, la vicecoordinadora en el Senado, Kenia López Rabadán, detalló que en lo que va de este gobierno más de 12 mil mujeres han sido asesinadas. Diario mueren 11 mujeres al día por feminicidio u homicidios dolosos. Hemos, lastimosamente, visto el crecimiento en casi un 50 por ciento en la muerte de las mujeres.

En lo que va del sexenio casi 7 mil mujeres han desaparecido, 900 han sido secuestradas y mil 400 más son víctimas de trata. Las denuncias de violencia de género se han incrementado en un 30 por ciento sólo entre el 2019 y 2021. La violencia intrafamiliar ha crecido un 20 por ciento, es decir, la violencia no sólo no para, sino que empeora, puntualizó.

“El presidente parece tener una agenda clara para debilitar a las mujeres. No sólo eso, cuando ha sido confrontado con estas estadísticas ha tenido la osadía de decir que las denuncias son falsas o que hay alguna agenda secreta o conservadora para desestabilizarlo. Hasta en la violencia contra las mujeres, la víctima otra vez es él”, expuso López Rabadán.

Finalmente, Alejandra Gutiérrez, alcaldesa de León y presidenta de la ANAC, presentó un protocolo contra el acoso y hostigamientos sexual, para poder poner a trabajar a toda la administración municipal.

Tenemos que trabajar para que la presidencia municipal garantice un espacio de desarrollo profesional respetando la dignidad; la igualdad entre mujeres y hombres; abonar a la eliminación de cualquier tipo de expresión y conducta contraria a la libertad; dignidad y la integridad física de las trabajadoras y trabajadores de esta administración; desarrollar acciones para evitar todo comportamiento intimidatorio, especialmente hacia las mujeres; promover la tolerancia cero a actitudes lascivas, ya sea a través de actos o palabras con independencia del medio que se utilice; y socializar y aplicar el protocolo de prevención y atención en casos de detección de acoso y hostigamiento.

Compromiso y respuesta ante actitudes de acoso y hostigamiento sin represalias; trato digno sin estigmatización ni revictimización hacia las personas acosadas y hostigadas, particularmente, obviamente, las mujeres. Asegurar en todo momento la credibilidad, confidencialidad, protección de datos en el dicho de una persona denunciante, garantizar su actuar con calidad, celeridad y debido proceso y generar un entorno laboral seguro, desglosó.

Finalmente, invitó a todas las administraciones municipales del país a que se sumen, particularmente, a todos los ayuntamientos panistas.

En la rueda de prensa también participaron la senadora de la República, Xóchitl Gálvez, las diputadas federales y locales: Mariana Gómez del Campo, y Ana Villagrán, diputada local de la Ciudad de México, así como Gabriela Salido, la secretaria de Acción Juvenil, Deborah Martínez, Patricia Báez, secretaria general del PAN-Ciudad de México, y la secretaria de Promoción Política de la Mujer en la capital del país, Ámbar Reyes.