A 500 años de municipalismo en México
Publicada el Mar, Jul 23, 2019

Por Maki Esther Ortiz Domínguez.

El 10 de julio de este año se cumplen cinco siglos de la institución del primer cabildo mexicano en la Villa Rica de la Vera Cruz, lugar determinado por Hernán Cortés, donde meses antes, el 22 de abril de 1519, el conquistador fundó el primer municipio en tierras mesoamericanas.

La historia del municipalismo en México se ha diversificado con el pasar de las décadas y ha evolucionado del “calpulli” -primera agrupación de ancianos que tenían como líder al tlatoani- hasta el ayuntamiento actual encabezado por su presidente municipal.

Durante la colonia, los municipios comenzaron a cobrar mayor importancia, ya que se encargaron de dictar las primeras ordenanzas para regular los asentamientos poblacionales y cobrar los impuestos correspondientes para conformar el erario, así como mantener la seguridad de la población.

Más tarde, la Carta Magna de Cádiz de 1812 se convierte en el primer cuerpo constitucional que establecía la existencia de cabildos, lo cuales debían conformarse por un alcalde, un procurador, un síndico y regidores.

Una década después, con la promulgación de la Constitución Política de 1824, se define a nuestro país como una república representativa, construyéndose así los cimientos de un federalismo regionalista el cual, con la Ley Suprema de 1857, evolucionaría hacia uno de corte liberal.

Fue hasta 1917 que el Congreso constituyente de ese año aprobaría en el artículo 115 de la nueva ley suprema de la república las disposiciones aplicables a normar la conducción de los más de 2 mil 450 municipios de México.

Cabe señalar que el 115 constitucional también ha pasado por toda una serie de reformas, hasta llegar a la última que fue publicada apenas el pasado 6 de junio y adicionó lo necesario para permitir la paridad de género en la ocupación de cargos públicos dentro de los ayuntamientos.

De las 16 reformas que ha tenido este artículo podemos destacar la de 1977, que introdujo el principio de representación proporcional para elegir a los miembros de los cabildos; la de 1983, que consolidó al municipio como el primer orden de gobierno; la de 1999, que amplió sus facultades y competencias, asimismo la de 2014, que abrió la puerta para permitir la reelección de ediles.

Estas modificaciones constitucionales son testimonio de la basta historia municipalista de México, sin embargo, hay muchos desafíos en la actualidad que hace falta afrontar para conseguir el pleno desarrollo institucional de los municipios; muestra de ello es la reciente creación de la Guardia Nacional como una nueva corporación de seguridad que contará con alrededor de 40 mil efectivos, en lugar de dotar de mayores recursos a las policías locales que suman 300 mil elementos; aunado a ello, la disminución en el PEF 2019, tanto del monto como del número de demarcaciones beneficiadas por el FORTASEG, uno de los subsidios que durante los últimos años ha contribuido en gran medida al desarrollo policial.

Otro aspecto es la desaparición de algunos fondos como el minero y la intención de quitarles el cobro del impuesto predial a los gobiernos municipales, en lugar de reformar al 115 constitucional y las leyes secundarias en la materia, a fin de conseguir la autosuficiencia presupuestaria que les permita a éstos atender de manera eficiente las problemáticas ciudadanas y brindar servicios de mayor calidad.

Se suman a lo anterior, las pretensiones de suprimir la reelección de integrantes de los cabildos, aun sabiendo que ésta fue aprobada como un mecanismo que permite la continuidad de proyectos y la evaluación de los gobernantes directamente por la ciudadanía; asimismo, la reducción del número de integrantes de los cabildos bajo el argumento de austeridad gubernamental, a pesar de que sobre éstos recae la representación ciudadana.

Es por todo esto que, a 500 años de la fundación del primer municipio mexicano, los presidentes municipales humanistas apelamos a las palabras de Efraín González Luna, gran ideólogo de nuestro Partido: “el verdadero renacimiento municipal está por hacerse. Si no se emprende pronta y eficazmente, se compromete sin remedio todo el esfuerzo de salvación nacional”. Comprometámonos entonces a buscar los medios para el fortalecimiento municipal, que estamos convencidos debe ser el primer paso para que se consolide el fortalecimiento de México.

 

Maki Esther Ortiz Domínguez es Presidenta Municipal de Reynosa, Tamaulipas.

Twitter: @MakiOrtizD

Comentarios

comentarios